Johannesburgo. La selección de fútbol de Australia no está satisfecha con la calidad de su campo de entrenamiento de cara al Mundial, por lo que pretende utilizar un nuevo terreno de juego.

El técnico de los "Socceroos", Pim Verbeek, dijo el viernes que el campo del estadio Ruimsig, cerca de Johannesburgo, se había deteriorado en el último año.

"Estamos pensando por supuesto en un plan B o C, pero vamos a ver mañana cómo está", dijo a la prensa antes de un partido de preparación contra Estados Unidos que se jugará en esa cancha.

Verbeek dijo que un cambio de sede sería bueno para el equipo y podría ayudar a su preparación mental antes del crucial partido ante Alemania.

"Cuando estuve aquí el año pasado estaba fantástico, así que no sé lo que ha sucedido", dijo.

El mediocampista Brett Emerton se perderá el amistoso de este sábado debido a una lesión, pero se espera que regrese al equipo la próxima semana, mientras que Harry Kewell estará en el banco y podría jugar después de una larga recuperación por una lesión en la ingle.

Verbeek dijo que esperaba tener a los 23 jugadores en forma antes del partido del 12 de junio, incluyendo al centrocampista Emerton.

"No me preocupa en absoluto, sólo que no estoy tomando ningún riesgo para el jugador (Emerton). Es demasiado importante para nosotros, tenemos tres partidos difíciles en el grupo, así que quiero que esté la próxima semana", sostuvo Verbeek.