Buenos Aires aspira a organizar los terceros Juegos de la Juventud en 2018 tras dos intentos para albergar los Juegos Olímpicos de verano en los años sesenta y en la primera década del nuevo milenio, celebrados en México'88 y Atenas 2004.

La capital argentina, con tres millones de habitantes y una superficie de 202 kilómetros cuadrados, compite con Medellín (Colombia) y Glasgow (Reino Unido) en la elección que se efectuará el próximo día 4 de julio en Lausana, Suiza.

En su proyecto organizativo, Buenos Aires invertirá US$69 millones y mantendrá su infraestructura. No construirá ningún estadio y mejorará cada una de las instalaciones presentadas ante el Comité Olímpico Internacional (COI).

Utilizará el estadio 'Monumental' del River Plate, en el norte de la ciudad, para las ceremonias inaugural y de clausura y la Villa Olímpica estará en el Parque Roca, en la zona sur, donde también se disputarán la mayoría de las competiciones.

El dossier entregado por Buenos Aires al COI, estos dos centros principales de acción forman parte del denominado Corredor Verde, y según el documento, 17 de las instalaciones deportivas ya están construidas. Otras tres deberían ser remodeladas (la de atletismo, las piscinas y la de voleibol playa) y dos más que se construirán desde cero: una pista de BMX y el campo de tiro con arco.

Al COI le seduce la propuesta del Comité Olímpico Argentino (COA), que es similar a la que se presentó para los Juegos Olímpicos de 2004, ya que Buenos Aires es una ciudad en la que se respira deporte.

Para algunos cuenta a su favor con que Río de Janeiro será, en 2016, la puerta de entrada de Sudamérica al olimpismo. También atrae la idea de tener unos Juegos en una ciudad "distinta", que nunca disfrutó de un hecho de semejante magnitud.

No obstante, al Comité Olímpico local (COA) le preocupa la delicada situación del tráfico de vehículos en la ciudad. Es por eso que una de las obras trascendentales será la construcción de dos corredores (Norte y Sur), que conectarán a todas las sedes entre sí.

En tanto, al COI le intranquiliza la dirección que tomará la economía argentina en los próximos años, especialmente en cuanto a la inestabilidad del dólar con respecto al peso argentino, la inflación y la inseguridad.

Tras el análisis de la propuesta, el COI destacó a Buenos Aires como una capital "vibrante, juvenil, divertida y segura, en la que se puede confiar para que organice los JOJ en tiempo y conforme al presupuesto y una ciudad deportiva globalmente reconocida, famosa también por su cultura y arte"

Señaló al plan para los Juegos como "hecho a medida para un rendimiento óptimo y alegría máxima en una ciudad que conecta a la juventud con el deporte olímpico mediante la tecnología digital".

Indica además que la plataforma para desarrollar los Juegos "ofrece una verdadera innovación comercial" en una Buenos Aires "comprometida a desarrollar el Olimpismo en Argentina, Sudamérica y el mundo".

El presidente del COI, Jacques Rogge, afirmó en febrero pasado que la apuesta de Buenos Aires de organizar los Juegos de la Juventud de 2018 es un paso "inteligente" hacia la eventual organización futura de unos Juegos Olímpicos en la capital argentina.

"Una buena organización de los Juegos de la Juventud, en el caso de que sea la ciudad elegida, podría ser un buen ejemplo para avanzar posteriormente hacia la organización de los Juegos Olímpicos", manifestó.

Gerardo Werthein, presidente del COA, expresó que "el movimiento olímpico pude confiar en Buenos Aires para ofrecer unos Juegos Olímpicos de la Juventud maravillosos, que harán que el mundo del deporte esté orgulloso de esta nueva celebración internacional del deporte".

La capital argentina busca ser la sede de los Juegos Olímpicos de verano de 1968, cuando ganó Ciudad de México. Allí apenas recibió dos votos de los 58 posibles y el ganador con 30.

La segunda vez fue en 2004, Juegos que terminaron en la sede original, Atenas, Grecia. En aquella ocasión, entró en la lista de cinco finalistas, pero quedó eliminada en la primera ronda de votaciones, tras igualar con 16 a Ciudad del Cabo (Sudáfrica), y perdió en el desempate. Atenas se quedó con la organización con 66 votos.