Johannesburgo. Brasil renovó sus críticas al balón oficial de la Copa del Mundo este jueves, cuando el técnico de la selección "verdeamarelha", Dunga, dijo que los jugadores de otros países tampoco están felices con la "jabulani".

Dunga también está disgustado con el secretario general de la FIFA, Jerome Valcke, que insinuó durante una rueda de prensa esta semana que al criticar al balón Brasil está buscando excusas en caso de que no gane el certamen.

"Todo lo que él (Valcke) tiene que hacer es jugar. Si juega, va a tener una opinión diferente", dijo Dunga a la prensa.

"El tipo nunca ha entrado a la cancha, nunca ha pateado un balón, lo único que sabe hacer es hablar. Pongámoslo (...) a jugar, que venga y entrene con nosotros, y después podemos hablar", sentenció.

El delantero brasileño Luís Fabiano describió la pelota como "extraña", mientras que el arquero Julio César la calificó de "horrible" y dijo que parecía un balón barato como los que venden en supermercados.

Hay quejas de otros países. Dunga aseguró que su equipo no está solo al opinar de ese modo.

"No se están quejando sólo los jugadores brasileños, son los jugadores de varios países", afirmó.

"Pero ese es el balón con el que tenemos que jugar, así es que no hay forma de evitarlo, tenemos que hacerlo", agregó.

Dispara contra la prensa brasileña. El técnico también criticó a la prensa brasileña.

"Tenemos a 300 periodistas aquí que no quieren que Brasil gane. Quieren ser capaces de decir que tuve suerte cuando ganamos la Copa América y la Copa Confederaciones", sentenció.

"Pero no me pasa sólo a mí, le pasa a todos los entrenadores de Brasil", concluyó.