"En los aspectos operativos, avanzamos por la senda correcta no sólo hacia la Copa Mundial de la FIFA, sino también hacia el futuro, más allá del año 2014", destacó Valcke.

Sobre las recientes críticas en la prensa brasileña, que acusaba a la FIFA de preocuparse sólo por los estadios, Valcke aseguró: "sin lugar a dudas, sin los estadios no podríamos celebrar la competición, y lógicamente es muy importante que estén terminados a tiempo".

"Pero un certamen de la magnitud de una Copa Mundial de la FIFA no se puede organizar solamente con estadios", advirtió el responsable, que se encuentra en Brasil analizando las obras.

Según Valcke, "para garantizar que los aficionados, los equipos y la prensa vivan una gran experiencia, se requieren transportes públicos, aeropuertos y alojamientos".

"Para la FIFA también es importante garantizar que las repercusiones en el medio ambiente de la celebración de una máxima competición queden reducidas al mínimo, y que los beneficios socioeconómicos se potencien al máximo", subrayó.