El gobierno colombiano no descartó la posibilidad de que el campeonato de fútbol profesional pueda ser cancelado.

El alto consejero para la Seguridad, Francisco Lloreda, dijo que "si es necesario que se cancele del todo que se cancele" el torneo.

"Si eventualmente son necesarias medidas más drásticas relacionadas con el mismo campeonato no tengo la menor duda que hay que tomarlas", señaló el funcionario.

El gobierno no ha ocultado su preocupación por la situación de violencia entre los aficionados luego de la muerte de tres personas asociadas al fútbol.

"Es infortunado que muchas veces se tenga que aprender por las malas", aseguró.