Johannesburgo. Tras años de trabajos de remodelación, todo está a punto en el emblemático Soccer City de Johannesburgo para dar inicio al Mundial de Sudáfrica y convertir al colosal estadio de fútbol en todo un símbolo del deporte africano.

"Tengo que decir que este es un estadio cinco estrellas y puede ser comparado, si es posible, con el Wembley londinense", dijo este miércoles Joseph Blatter, presidente de la FIFA, en el acto oficial de inauguración de la instalación deportiva.

Con casi 100.000 localidades, el mayor estadio del continente será desde el 11 de junio el escenario central de la primera Copa del Mundo que alberga Africa -con ocho encuentros, incluyendo el de apertura y la final del torneo-, pese a las dudas que expresaron algunos medios de prensa y expertos.

"El comité organizador ha hecho un trabajo maravilloso. Porque sí, es llamada la Copa de la FIFA, pero, ¿quién ha hecho el trabajo?", agregó sobre el impoluto césped del estadio, cuyos tres niveles de gradas anaranjadas relucían pulidas bajo el cálido sol del mediodía.

Importante lugar de encuentro. Construido originalmente en 1989, el Soccer City fue testigo de algunos de los más emotivos eventos de la historia moderna sudafricana, como el primer discurso del ex presidente Nelson Mandela en Johannesburgo tras salir de prisión en 1990 después de 27 años encerrado por luchar contra el apartheid.

También fue el sitio donde los sudafricanos rindieron honores al mítico dirigente comunista Chris Hani en su funeral, luego de que el activista político fuera asesinado en 1993 cuando se negociaba una salida al sistema de segregación racial que imperó en la nación africana durante casi 40 años.

Tres años de trabajos e inversiones por más de US$370 millones han convertido al Soccer City en el mayor estadio africano con 94.700 plazas, superando al Borg El Arab egipcio y al Stade des Martyrs, en República Democrática del Congo.