Johannesburgo. El futbolista brasileño Kaká besó este viernes el controvertido balón oficial del Mundial de Sudáfrica, llamado "Jabulani", contrariando a otros futbolistas y hasta a sus propios compañeros de plantel, que han criticado duramente la pelota en jornadas anteriores.

El mediocampista, que es el rostro publicitario de Adidas, la empresa que fabrica el balón, besó públicamente a la Jabulani, considerada mala por la mayoría del plantel, desde el arquero Julio César hasta el técnico Dunga.

Kaká recibió la pelota de sorpresa de la mano de un reportero de un programa humorístico de televisión durante una rueda de prensa en el hotel de la selección en Johannesburgo y no dudó en tomarla y besarla ante cientos de cámaras.

Diplomático. La pregunta sobre el balón fue la primera que tuvo que responder Kaká en la más concurrida conferencia de prensa de la selección en Sudáfrica, y el jugador defendió a la Jabulani.

"No voy a criticar al balón de la Copa (...) Todo lo que es nuevo, tecnología nueva, causa una impresión diferente. Al principio fue una opinión crítica, pero quién sabe si eso cambia durante el Mundial", dijo el astro del Real Madrid español.

"La Copa del Mundo tiene una intensidad muy grande, entonces se crea toda esa polémica con respecto al balón en la primera semana, pero ahora todo el mundo ya está más adaptado", agregó.

Críticas. Los reclamos de los integrantes del plantel brasileño se originaron con el portero Julio César, que luego de entrenar por primera vez con la Jabulani la semana pasada la calificó de "horrorosa" y dijo que parecía "pelota de supermercado".

Otros jugadores de la selección también criticaron al balón, entre los que se destacó Luís Fabiano, que la calificó de "sobrenatural" por las curvas que hace en el aire.

El entrenador Dunga también se involucró en la polémica y rebatió al secretario general de la FIFA, Jerome Valcke, que había dicho que las reclamaciones de Brasil eran una disculpa ante una eventual derrota.

Intereses de fabricantes. Según Kaká, los jugadores de la selección ya están más acostumbrados a la pelota tras una semana de entrenamiento en Sudáfrica, lo que, en su opinión, quedó comprobado este miércoles con un gol de tiro libre de Michel Bastos, desde 20 metros, en la victoria de 3-0 sobre Zimbabue.

"Ahora ya veo a Luís Fabiano besando la pelota de la Copa y a Julio César abrazándola", sostuvo.

"Hoy muchos jugadores ya dicen que (la Jabulani) no es tan mala. Creo que Michel no reclama por el balón después del gol que hizo", agregó.

La polémica sobre la pelota del Mundial se transformó también en una disputa dentro de la selección brasileña entre las fabricantes de artículos deportivos Nike y Adidas.

Catorce de los 23 jugadores de Brasil para el Mundial, incluyendo a los que más criticaron al balón, tienen contrato con Nike, así como también la propia selección, mientras que Kaká es uno de los principales nombres de Adidas en la Copa.