Harare. La selección de fútbol de Brasil tuvo un entusiasta recibimiento al llegar la noche del martes a Harare para disputar un duelo amistoso ante Zimbawe.

Brasil, uno de los favoritos para ganar la Copa del Mundo, viajó desde Sudáfrica para el duelo amistoso del miércoles.

Funcionarios brasileños dijeron que Zimbawe, que ocupa el casillero 110 del ranking de la FIFA, fue elegida para enfrentar al pentacampeón del mundo debido a su proximidad con Sudáfrica.

La altitud de Harare, a casi 1.500 metros sobre el nivel del mar, es similar a la que presentará una serie de partidos del Mundial, incluida la final en Johannesburgo.

Cientos de hinchas tocando tambores rodearon al técnico brasileño Dunga y a sus jugadores, entre ellos Kaká y Robinho, antes de entrar en un hotel de Harare bajo la vigilancia policial.

"¡Esto es increíble! Recibir a este equipo es como tener nuestra pequeña Copa del Mundo en Zimbawe", dijo un aficionado cuando los jugadores brasileños ingresaban en el hotel cinco estrellas.

Las autoridades del fútbol y del Turismo de Zimbawe esperan que el partido envíe un mensaje positivo de un país que ha sufrido más de una década de agitación política y económica.

"Esto es lo mejor que le haya pasado al fútbol de Zimbawe", dijo la presidenta de la Asociación de Fútbol local Henrietta Rushwaya. "Espero que este sea el comienzo de muchas cosas buenas que estén por venir", agregó.