Brasilia. El gobernador de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, anunció este martes que exigirá ante la justicia una indemnización de la empresa alemana Siemens por la formación de un cártel en las licitaciones del Metro de la capital paulista y de la Compañía Paulista de Trenes Metropolitanos (CPTM).

Las denuncias surgieron después de que Siemens admitió de manera voluntaria ante el Consejo Administrativo de Defensa Económica (Cade) la existencia de un cártel en las licitaciones en Sao Paulo y Brasilia, en las cuales la compañía participó de 2000 a 2007.

Entre las empresas extranjeras que, además de Siemens, pueden estar involucradas en las denuncias, figuran la francesa Alstom, la canadiense Bombardier, la inglesa Beaty, la española CAF, la japonesa Mitsui, además de otras compañías brasileñas.

"Estamos entrando con una medida procesual contra Siemens. Si queda comprobado que otras empresas participaron de esa componenda, todas serán procesadas", afirmó Alckmin.

Alckmin, del Partido Social Demócrata Brasileño (PSDB), explicó que la acción judicial exigirá un resarcimiento al estado de Sao Paulo y a las empresas estatales por eventuales perjuicios derivados del cártel, indemnización que según algunos analistas puede alcanzar US$200 millones.

Folha publicó el correo electrónico de un ejecutivo de Siemens a sus superiores enviado en 2008, en el cual el entonces gobernador José Serra sugirió a la empresa que entrara en acuerdo con una competidora para evitar que una disputa judicial provocara un atraso en la entrega de trenes.

El gobernador rechazó que haya habido supuestas fallas de fiscalización de los contratos por parte del gobierno.

"Componendas entre empresas en el mundo entero no es algo fácil de ser identificado. El Cade, que es responsable por eso, sólo consiguió con un acuerdo de leniencia", señaló.

Siemens, cuyos ejecutivos pueden quedar libres de la acusación en virtud de su cooperación con las investigaciones, presentó una serie de documentos que muestran las irregularidades, como el pago de jugosos sobornos a funcionarios públicos y la sobrefacturación de las obras.

El caso desató una crisis política, puesto que de acuerdo a documentos publicados por el diario "Folha de Sao Paulo" mostraron que el gobierno del PSDB, liderado en el período en que fueron cometidas las presuntas irregularidades por los gobernadores Mario Covas, el propio Alckmin y José Serra, habría dado su aval a la formación de cártel.

Folha publicó el correo electrónico de un ejecutivo de Siemens a sus superiores enviado en 2008, en el cual el entonces gobernador Serra sugirió a la empresa que entrara en acuerdo con una competidora para evitar que una disputa judicial provocara un atraso en la entrega de trenes.

El viernes anterior el ministerio Público de Sao Paulo anunció la apertura de una investigación criminal para analizar denuncias y señaló que las empresas sospechosas de participar en los delitos contra la competencia serán tratadas como "organización criminal".