La milicia radical islámica somalí Al Shabab asumió este sábado la autoría del asalto armado a un centro comercial de Westgate en Nairobi, que ha causado al menos 30 muertos y que aún continúa, ya que los autores siguen atrincherados en el edificio con un número indeterminado de rehenes.

"Al Shabab confirma que está detrás del espectáculo de Westgate", se lee en la cuenta oficial del grupo fundamentalista en twitter.

Reacción del gobierno. El secretario de Interior de Kenia, Mutea Iringo, aseguró este sábado que el Gobierno "no cejará en esta guerra" ni "correrá riesgos" para solucionar la toma de un centro comercial de Nairobi, donde un grupo de pistoleros mató al menos a 30 personas y retiene a un número indeterminado de rehenes.

"Hemos reforzado la seguridad en todos los centros comerciales de la ciudad", afirmó el ministro, que envió un mensaje de "tranquilidad" a los kenianos en una rueda de prensa para informar sobre la situación en el centro comercial "Westgate", uno de los más lujosos de Nairobi.

Iringo indicó que las fuerzas de seguridad kenianas han reforzado sus equipos de rescate, en colaboración con el Centro Nacional de Operaciones de Desastres y Cruz Roja.

"No estamos asumiendo riesgos y hemos destacado servicios de seguridad suficientes en el lugar, incluyendo unidades especializadas", aseveró.

Los equipos especiales de seguridad han podido acceder al edificio y todavía evacúan civiles de centro comercial, sin precisar cuántas personas permanecían en el interior.

El responsable de Interior keniano también pidió "calma a todos los kenianos" y aseguró que se estaban tomando "todas las medidas necesarias para contener la situación".

"El Gobierno está totalmente al cargo de la situación, los servicios de seguridad pronto tendrán la situación bajo control", agregó..

Iringo pidió a la ciudadanía que se mantenga alejada del centro para no entorpecer la acción policial y a los medios de comunicación, que sean "sensibles" con la situación.

Características del lugar. El centro comercial de Westgate, enclavado en una de las zonas más ricas de Nairobi y frecuentado por la colonia extranjera en la capital keniana, fue ocupado este sábado por un grupo terrorista, tras un asalto.

El edificio del Westgate, rodeado por un extenso estacionamiento y muy cerca de otros centros comerciales, aloja una amplia cafetería, un importante supermercado y numerosas tiendas en tres plantas, que rodean un gran patio central muy popular también entre los kenianos acomodados.

En el patio y resto de zonas comunes, quioscos de helados, artesanías, bisutería y juguetes atraen también a muchos de los clientes que entran y salen de las tiendas de deportes, moda, teléfonos móviles, aparatos electrónicos, bancos y otros muchos negocios.

Este sábado, a la una de la tarde, la hora del almuerzo, el centro estaba abarrotado de personas que habían acudido a comer y, también, a utilizar la rápida red wifi de internet de la cafetería que se encuentra en la planta baja del edificio, que cuenta asimismo con una amplia terraza a la altura de la calle.

A esa hora, según dijeron a Efe agentes de la Policía que pidieron el anonimato, el centro, uno de los más lujosos de la capital keniana, estaba muy concurrido, posiblemente por unas tres mil personas.

La buena calidad de la comida y las bebidas que se sirven en el lugar atraen cada día, y en especial los fines de semana, a numerosos extranjeros, que aprovechan también para hacer sus compras semanales.

La numerosa comunidad extranjera en Nairobi, considerada la capital de África Oriental y donde la ONU y muchas empresas tienen sus oficinas centrales para el continente, utiliza los centros comerciales como lugares de recreo y reunión, ante la falta de otros alicientes urbanos .

Al menos una decena de individuos con atuendo tradicional árabe entraron alrededor de la una de la tarde hora en el lugar y abrieron fuego de forma indiscriminada contra los presentes.

Los asaltantes, que hablaban árabe, dispararon contra los que no sabían responder en ese idioma, según dijeron testigos a Efe.

Voluntarios de la Cruz Roja explicaron que, entre los cadáveres, hay personas con disparos en la cabeza e incluso algún decapitado, información que no ha sido confirmada por otras fuentes.

La milicia radical islámica somalí Al Shabab, considerada parte de la red de Al Qaeda, asumió en la red social Twitter el asalto horas después de producirse y aseguró que va a ser "una larga odisea".

El grupo de ocupantes se ha atrincherado en el lugar y retiene a un número indeterminado de rehenes, aunque la Policía logró rescatar a muchos de los ocupantes del edificio, entre ellos a una mujer de nacionalidad española y su hija, que salieron ilesas.

A las 20.00 horas (17.00 GMT), caída la noche, la toma del centro comercial de Westgate seguía y las fuerzas de la Policía y el Ejercito kenianos que lo rodean habían apagado las luces y tomado posiciones que apuntaban a una posible operación para acabar con la ocupación.