Bogotá, Xinhua. Al menos 17 heridos -entre ellos siete policías- dejó este sábado un atentado perpetrado por presuntos guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que detonaron dos explosivos al paso de una patrulla policial en una carretera del departamento de Cauca (suroeste), informó un portavoz oficial.

El comandante de la Policía en Cauca, coronel Ricardo Alarcón, declaró que los uniformados fueron llamados tras un falso secuestro que estaba ocurriendo supuestamente en una zona rural del municipio de Santander de Chilichao.

En ese lugar, los rebeldes emboscaron a los uniformados y a un coche particular que estaba transitando por ese sector.

"Lo que sucedió fue que un grupo de guerrilleros tomó como rehén a un hombre de la zona y lo obligó a hacer una llamada a la Policía de Santander de Quilichao diciendo que se encontraba secuestrado. Ante la reacción de los uniformados, los subversivos activaron dos cilindros con explosivos que habían dejado previamente en la carretera", afirmó Alarcón.

"Activaron dos cargas explosivas con 60 kilos de explosivos cada una y dejaron cráteres de dos metros de diámetro con unos 80 centímetros de profundidad", dijo el oficial.

Según el jefe policial, las personas que están más graves son los civiles y serán enviados a la vecina ciudad de Cali, donde recibirán atención especializada en un hospital de mayor nivel.

El coronel Alarcón afirmó que el hecho ocurrió como represalia por la captura de un jefe de las FARC, quien fue detenido por la Policía recientemente en ese departamento.