Buenos Aires, Xinhua. La explosión ocurrida este martes en un edificio de la ciudad argentina de Rosario, unos 300 kilómetros al noroeste de Buenos Aires, dejó al menos dos muertos y 30 heridos, informó el secretario de Salud de la localidad, Leonardo Caruana.

Dos mujeres, una de aproximadamente 21 años, fallecieron por el estallido de la caldera del edificio, de acuerdo con informes preliminares, mientras que 30 personas se encuentran heridas de diversa consideración y bajo atención médica.

En diálogo telefónico con Xinhua, Caruana dijo que a través del Sistema Integrado de Emergencias Médicas (SIEM), "desde el primer momento todo se encuentra bajo control porque declaramos en estado de alerta máxima a todo el sistema de salud pública".

Por su parte, la intendente (alcaldesa) de esa ciudad, Mónica Fein, solicitó vía cuenta en la red Twitter que "la gente no se acerque al lugar para que puedan trabajar los servicios de emergencia" y dispuso el corte total de la circulación de peatones y todo tipo de vehículos en un radio de cinco cuadras del lugar de la explosición.

Por su parte, la Defensa Civil rosarina, junto con la totalidad de los bomberos y socorristas de aquella ciudad, continúan con las tareas de rescate para lograr poner a buen resguardo a cientos de personas que se encuentran aún atrapadas en sus domicilios totalmente destrozados por la explosión.

Fein confirmó que "son tres los edificios afectados por la explosión", cercanos a la intersección del Boulevard Oroño con la calle Salta, en la zona céntrica de la ciudad de Rosario, habitada por poco menos de un millón de habitantes.

El comandante de bomberos, Ernesto López Salvatierra, explicó por su parte que "cerca de las 9:35 horas locales (1235 GMT), por causas que tratamos de determinar, estalló una caldera en el edificio de la calle Salta 2145 y, desde ese momento se desató la tragedia como consecuencia de sucesivos derrumbes, el inicio de un incendio de grandes proporciones y por una cantidad indeterminada de personas que resultaron muertas, heridas o atrapadas en el interior de los edificios afectados".

En una amplia zona del centro rosarino los servicios de gas y luz se encuentran suspendidos como parte de las medidas de prevención.