Ciudad de México.- El reciente desplome de un avión de Aeroméxico en el noroeste de México que dejó docenas de heridos se habría debido principalmente a una ráfaga de viento provocada por el mal clima, dijeron este miércoles autoridades que investigan el accidente.

“El factor causal probable de este accidente ocurrió por causas meteorológicas”, dijo el director de Análisis de Accidentes e Incidentes de Aviación de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), José Armando Constantino, en conferencia de prensa para informar sobre los avances de la indagatoria.

En la investigación no se tenía evidencia de fallas humanas en la conducción de la aeronave ni de fallas mecánicas, agregó.

La aeronave Embraer 190 con 99 pasajeros y cuatro tripulantes a bordo se precipitó a tierra el 31 de julio, momentos después de haber despegado del aeropuerto de la ciudad de Durango con destino a la capital, sin que se registraran víctimas fatales.

Pasajeros relataron que tras el despegue en medio de una fuerte lluvia, el avión se sacudió antes de caer bruscamente. La mayoría de las personas a bordo pudieron salir de la aeronave por su propio pie en medio de las llamas.

La comisión investigadora dijo que luego emitirá un dictamen final con sus hallazgos sobre el accidente.