Estados Unidos emitió una nueva advertencia sobre la inseguridad en Haití, y pidió a sus ciudadanos que tengan cuidado si viajan o se desplazan por ese país.

En un comunicado dado a conocer en Puerto Príncipe, el Departamento de Estado de Estados Unidos señaló que algunos estadounidenses han sido víctimas de crímenes violentos, incluyendo asesinatos y secuestros, especialmente en la capital haitiana, donde 800 personas perdieron la vida de forma violenta el año pasado.

"Cientos de miles de ciudadanos estadounidenses visitan Haití cada año, pero el bajo nivel de respuesta a emergencias en este país deben ser considerado cuidadosamente" , indicó el gobierno norteamericano, que "alentó" a los viajeros a utilizar organizaciones que cuentan con una

"infraestructura sólida y opciones de evacuación y asistencia médica" oportunas.

El comunicado oficial cita el caso de dos estadounidenses que llegaron a Puerto Príncipe en vuelos procedentes de Estados Unidos, que fueron atacados y asaltados poco después de salir del aeropuerto Tousseint Louverture, el principal del país.

Estados Unidos ya lanzó a fines del año pasado una alerta a los ciudadanos de ese país que realizan viajes a Haití, debido a la inseguridad y a las deficiencias de las autoridades locales para enfrentar a los criminales.

Haití lucha desde el año pasado contra una espiral de violencia causada por la delincuencia común, el narcotráfico, el secuestro y el crimen organizado.

La situación fue denunciada en agosto del 2012 por las Naciones Unidas, cuando en un informe señaló que luego de algunos meses de estabilidad la inseguridad ha aumentado de nuevo en el área metropolitana de Puerto Príncipe.

El gobierno de Haití ha dicho que la criminalidad cayó este año con respecto al 2012, incluyendo los secuestros, una modalidad criminal que volvió a cobrar auge desde el pico que alcanzó en el 2008.

Este martes, el delegado del gobierno en Puerto Príncipe (fiscal general), Lucmane Dellile, anunció que dieciocho peligrosos delincuentes fueron detenidos recientemente en la capital, incluyendo trece miembros de una peligrosa banda conocida como "Guepe Noir".

Dellile agregó que agentes de la policía capturaron también a una persona buscada por su participación en el asesinato de un juez adjunto de la localidad de Croix-des-Bouquets, en las afueras de la capital haitiana.