Davos, Suiza. Los filántropos Bill Gates y Melinda Gates invertirán durante la próxima década US$10.000 millones para desarrollar y distribuir nuevas vacunas, lo que pone de relieve la creciente preocupación de que la recesión mundial y otras prioridades de gobiernos frenen los esfuerzos para controlar enfermedades en los países en desarrollo.

La entrega del dinero, anunciada en el Foro Económico Mundial de Davos, Suiza, marca un aumento desde los aproximadamente US$800 millones anuales que la Fundación Bill & Melinda Gates invierte en la actualidad en el área de las vacunas.

"Esperamos lograr algunos avances importantes", dijo Bill Gates en una entrevista publicada esta semana, en la que destacó que el financiamiento de su fundación apunta a encontrar una vacuna para la malaria.

Los fondos se presentan en medio de la creciente preocupación en la Organización Mundial de Salud y otros grupos del sector de que la escasez de financiamiento limite la distribución de prometedoras vacunas nuevas y permita que enfermedades como la poliomielitis se propaguen a en nuevas áreas.

Gates dijo que el financiamiento planeado significa que su fundación gastará durante los próximos 10 años una proporción mayor de las donaciones totales en vacunas de lo que hizo en los 10 años previos.

Con un fondo de donaciones de cerca de US$34.000 millones, la Fundación Gates es la organización filantrópica privada más grande del mundo.