El ministerio de Salud de Chile confirmó que son 33 las personas fallecidas por la influenza AH1N1 durante el presente año, 12 de ellas en las últimas semanas por un brote en la región de Tarapacá, en el norte del país.

Así lo indicó el ministro del ramo, Jaime Mañalich, quien aseguró que de todos modos el brote esta controlado.

"Hoy día aparece, lo digo con extrema prudencia. En la semana epidemiológica número 27 está controlada, no tenemos nuevos casos graves", aseguró el ministro.

"Tenemos sólo tres pacientes en la Unidad de Tratamiento Intensivo del Hospital de la ciudad de Iquique por influenza. Las consultas ambulatorias por influenza han bajado al 25% de lo que teníamos", dijo Mañalich.

El brote de AH1N1 en el norte del país se produjo al mismo tiempo que otras variantes de la influenza, lo que ocasionó alarma pública y una campaña masiva de vacunación.

El promedio de contagios por influenza en el norte de Chile, una zona desértica, es mucho más alto que en el resto del país, pues mientras el promedio nacional es de 25 casos por región al año, en Tarapacá, es de 160 contagios en el mismo período.