Río de Janeiro. Un ejemplar de manatí marino ("Trichechus manatus") fue hallado en una playa del Archipiélago de Marajó, una región brasileña en la desembocadura del río Amazonas en la que esa especie se creía extinta desde hacía varios años.

Se trata del primer ejemplar de manatí marino encontrado vivo en la región de Marajó desde mediados de la década de 1980, informó este jueves el Ministerio de Ciencia y Tecnología de Brasil.

El animal, de aproximadamente tres meses, fue encontrado en la playa de Passagem Grande, ubicada en la isla de Salvaterra y en donde en 2005 fue hallado un cráneo de un ejemplar de esa misma especie.

El manatí rescatado, bautizado como Omar, está siendo mantenido en cautiverio en una propiedad de Salvaterra bajo los cuidados de pescadores de la región que vienen recibiendo instrucciones de agentes del estatal Instituto Brasileño de Medio Ambiente (IBAMA).

El objetivo es que el animal permanezca bajo cuidados humanos por lo menos hasta que alcance la edad suficiente para ser liberado con seguridad en la naturaleza.

Según la información del Ministerio de Ciencia y Tecnología, el manatí, pese a su corta edad, tiene 1,32 metros de extensión y 36 kilos de peso, y se encuentra en perfectas condiciones de salud.

Los manatíes adultos pueden alcanzar hasta 4 metros y 600 kilos, según la bióloga Renata Emin, investigadora del estatal Museo Paraense Emilio Goeldi, otra de las entidades que colabora en el mantenimiento del animal.

Oscar viene siendo alimentado con leche y con una variedad de alga marina de la región que es la fuente alimentar natural de la especie.

Los manatíes marinos son mamíferos acuáticos que se alimentan exclusivamente de algas en su fase adulta y poseen hábitos costeros.

La región de la desembocadura del Amazonas, por sus extensos bancos de algas, concentraba importantes poblaciones tanto del manatí marino como del manatí amazónico ("Trichechus inunguis"), su familiar fluvial.