Dublín. La reverenda anglicana Pat Storey, de 53 años, casada y con dos hijos, se ha convertido en la primera obispa en la historia de la Iglesia de Irlanda, informaron este viernes fuentes eclesiásticas.

Storey, rectora hasta ahora de la iglesia de San Agustín en Derry (oeste de Irlanda del Norte), fue elegida este jueves para dirigir el obispado de Meath y Kildare, con sede en el este de la República de Irlanda.

Nacida en Belfast, la primera obispa de la confesión anglicana en la isla de Irlanda y el Reino Unido aseguró sentirse "emocionada" y, a la vez, un poco "asustada" por este histórico acontecimiento.

"Será un enorme privilegio poder comenzar una nueva etapa de mi ministerio con la gente de Meath y Kildare y estoy deseando ya trabajar con el equipo de clérigos que ya está ahí", señaló la nueva dirigente protestante.

"Me gustaría -añadió- pedir sinceramente que recen por mí y por mi familia, que es la mejor familia del mundo".

En respuesta al nombramiento, el arzobispo de Dublín, Michael Jackson, aseguró que éste "ha llenado de alegría a muchos" en la Iglesia de Irlanda y en "la comunión anglicana", al tiempo que destacó las cualidades de Storey.

"Pat trae consigo para desarrollar este trabajo de Dios una personalidad cálida y muchos dones espirituales que compartirá generosamente en la iglesia y en la comunidad", dijo Jackson.

El nombramiento servirá para avivar el debate sobre las obispas en la Iglesia de Inglaterra, después de que el sínodo general -cuerpo legislativo formado por obispos, laicos y clérigos- rechazara el año pasado esta ordenación tras años de acaloradas discusiones.

Desde que en 1992 se aprobara el que las mujeres pudieran ser sacerdotes, la Iglesia de Inglaterra ha debatido de manera apasionada el asunto de la ordenación de obispas, que encuentra una fuerte oposición entre los sectores más tradicionalistas.

Entre los partidarios figura el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, quien tras acceder al cargo el pasado noviembre apoyó tal ordenación y dijo que "es el momento de terminar el trabajo" iniciado con la entrada de las mujeres en el sacerdocio hace 20 años.

La nueva obispa de Meath y Kildare, que está casada con el reverendo Earl Storey y tiene una hija de 25 años y un hijo de 22, cursó estudios de francés e inglés en la universidad Trinity College de Dublín antes de ingresar en el Colegio Teológico de la Iglesia de Irlanda.

Storey fue ordenada diácono en 1997 y un año después ya ejerció como sacerdote, cargo desde el que dirigió la rectoría de San Agustín en Derry desde 2004 hasta ahora.