Brasilia. El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, debió cancelar un viaje al Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) en Suiza, informó este jueves la presidencial, debido a una crisis de hipertensión que obligó a internarlo brevemente.

El gobernante brasileño sufrió a una crisis de hipertensión cuando se encontraba ya a bordo del avión que lo trasladaría a Davos, según informaron medios brasileños.

Lula fue internado por un par de horas en el Hospital Portugués de la ciudad local, al noreste de Brasil, y de acuerdo a su cuadro clínico, se le prohibió viajar o realizar cualquier actividad que implique esfuerzos considerables.

Su agenda pública fue cancelada hasta el domingo y estará descansando en Sao Paulo, informó la presidencia.

La oficina de prensa de la presidencia utilizó las expresiones "cansado e indispuesto" para referirse al estado de salud del gobernante.

Lula había estado visitando proyectos de obras públicas y reuniéndose con políticos locales en Recife este miércoles. Medios locales informaron que se sintió mal durante el día y posteriormente en una cena nocturna.

Durante su participación en el que será último Foro Económico Mundial como mandatario brasileño, Lula iba a recibir el premio de “Estadista Global”.

El presidente del Banco Central de Brasil, Henrique Meirelles será el encargado de representar a Lula en la cita internacional, explicó ministro de la Secretaría de Comunicación, Franklin Martins.

El funcionario dijo que Lula reposaría hasta el lunes en su residencia particular en Sao Bernardo do Campo, en la periferia industrial en Sao Paulo.