Médicos peruanos, que hace 11 días mantienen una paralización nacional de labores, iniciaron una huelga de hambre, en una radicalización de acciones para exigir alzas salariales, confirmó hoy el presidente de la Federación Médica del Perú (FMP), César Palomino.

El representante de los profesionales de la Salud cuestionó a la ministra de Salud, Midori de Habich, ante la ausencia de un diálogo sobre los reclamos, que incluyen mejoras de las condiciones de trabajo en los centros hospitalarios de este país.

Palomino, cuyo gremio representa a 16.000 médicos del país, exhortó a la ministra a cumplir los acuerdos que establecieron el aumento escalonado de los salarios de los médicos, hasta ahora incumplidos.

El dirigente de la FMP detalló que la huelga de hambre, que consiste en tomar sólo agua, se lleva a cabo a las puertas del Ministerio de Salud con la participación de un grupo de estos profesionales.

La medida, que siguió a un encadenamiento masivo de médicos en el céntrico Hospital Nacional Arzobispo Loayza, llamó la atención de la opinión pública de este país, que en medio de esta paralización de labores de los centros hospitalarios sufre una ola de casos de gripe AH1N1.

El brote de este virus de gripe porcina ya ha provocado la muerte de 16 personas y desató un clima de alarma entre la población debido a la falta de atención médica en los hospitales del Sistema Nacional de Salud.

A la huelga nacional de los médicos peruanos, se han sumado las enfermeras y otras profesionales de la Salud lo que pone en una situación de emergencia la atención sanitaria del país en medio del malestar de miles de personas que esperan en las puertas de los hospitales.