Santiago, Xinhua. La decisión del ministerio Público chileno de cerrar sin acusados la investigación por el derrumbe hace tres años en la mina San José, que dejó atrapados a 33 mineros durante 70 días, generó críticas de los trabajadores sobrevivientes al desastre.

Los mineros rescatados en un inédito operativo que causó revuelo internacional pidieron easte martes formalmente cambiar al fiscal que indaga el accidente.

"Queremos reunirnos con el fiscal nacional, Sabas Chahuán, para que nos cambie el fiscal y haga las averiguaciones que corresponda, porque falta mucha gente que tiene que responder por lo que pasó", dijo Luis Urzúa, a nombre de los mineros.

"Hay mucha gente que quiso declarar y no lo hizo y ahora quieren declarar", añadió.

La indagatoria formal fue liderada por el fiscal regional de Atacama, Héctor Mella, quien desistió de la investigación, "por no haberse reunido los antecedentes suficientes para presentar una acusación".

La decisión generó desazón en los trabajadores que acusan negligencia en el actuar de la justicia.

La Mina San José propiedad de dos empresarios, no tenía permiso vigente de operación e incumplía los requisitos mínimos de seguridad para operar.

El mineral colapsó en agosto de 2010 atrapando en el fondo del socavón, a unos 700 metros de profundidad a 33 mineros, los que permanecerían ahí 70 días hasta ser rescatados.