Las autoridades sanitarias de Nicaragua decretaron hoy una alerta epidemiológica ante los brotes de dengue e influenza humana en distintas provincias del país, informó hoy la vocera de la Presidencia, Rosario Murillo.

La medida incluye un plan especial para encarar brotes de dengue, leptospirosis, influenza humana y otras enfermedades propias de la estación lluviosa.

Indicó que el plan contempla el incremento de la comunicación, la movilización de miles de brigadistas voluntarios, de trabajadores de la salud y los gabinetes de la familia desde los barrios, las comarcas y los municipios del país.

Murillo sostuvo que han aumentado de manera paulatina en la última semana las hospitalizaciones por los casos sospechosos o confirmados de dengue y que en la actualidad se registran más casos que el año pasado.

Precisó que los departamentos más afectados son León y Chinandega, en el noroeste del país, Managua, la capital, Masaya (este) y Chontales (centro).

Murillo confirmó la presencia del dengue variedad dos, que es más peligroso, además de casos de influenza AH1N1 y H3N2.

El Ministerio de Salud (Minsa) informó el lunes que dos mujeres de una familia murieron en una comarca de la provincia de Chinandega, fronteriza con Honduras, tras presentar fiebres altas y hemorragias internas, dos de los conocidos síntomas del peligroso mal.

Un tercer miembro de la misma familia está hospitalizado con síntomas similares y su pronóstico es reservado, agregó.

Según el último reporte de la Dirección de Epidemiología del Minsa, hasta el pasado 12 de junio se atendieron 1.051 casos confirmados de dengue clásico, de un total de 7.416 casos sospechosos en distintas zonas del país.

El dengue es una enfermedad viral transmitida por el mosquito "Aedes aegypti" que incuba sus larvas en depósitos de agua limpia.

El virus provoca fiebres muy altas, dolor en huesos y en algunos casos vómitos, diarrea y sangrado intestinal