Managua. El Ministerio de Salud lanzó este miércoles la IV Jornada de Desratización en Nicaragua, para erradicar a roedores portadores de la bacteria leptospira, y proteger a unos 616.412 ciudadanos de la enfermedades que transmite.

El director de Epidemiología del ministerio, Carlos Sáenz, dijo este lunes que la meta es aplicar 23.300 kilogramos del raticida químico Biorat, en 836 localidades de 120 de los 135 municipios del país centroamericano.

La campaña fue anunciada desde julio pasado por la vocera presidencial Rosario Murillo, quien entonces indicó que las autoridades sanitarias ya contaban con el Biorat necesario para proteger a las familias de los 120 municipios más vulnerables del país.

La leptospira es una bacteria -cuyo reservorio son las ratas- que produce la enfermedad de Weil o leptospirosis, transmitida a través de la orina de los roedores y que se manifiesta con fiebre, cefalea, dolores musculares, articulares y óseos; ictericia, insuficiencia renal y hemorragias. También afecta a animales domésticos, como perros.

Nicaragua registró en 2010 una epidemia de leptospirosis que arrojó unos 20 muertos, y se estima que en este país centroamericano unas 500 personas en promedio contraen la infección.

La leptospira prolifera regularmente en épocas lluviosas en los departamentos nicaraguenses de León, Chinandega, Managua, Jinotega y Matagalpa.

Según el Ministerio de Salud, los brigadistas pretenden visitar 138.550 viviendas en los 120 municipios del país para la distribución del raticida.

"Se va a proteger a 616.412 pobladores de la leptopirosis", el director de Epidemiología del ministerio, Carlos Sáenz, en rueda de prensa en la capital.

El funcionario de salud agregó que se van a priorizar los departamentos de León y Chinandega (occidente); Jinotega y Estelí (norte) y Chontales (centro).

Además de las provincias de Rivas y Carazo, Granada y Masaya (sur); Matagalpa (norte) y Boaco (centro).

De acuerdo con un informe del ministerio distribuido en la rueda de prensa, en el transcurso de 2013, la leptopirosis afectó a 100 nicaraguenses, pero hasta el momento no ha causado muertes.