Londres.- La policia británinca arrestó este sábado a un quinto adolescente por el ataque homofobo a una uruguaya y su novia que se negaron a besarse ante un grupo de jóvenes en un autobus de Londres. 

La publicación de la agencia Deutsche Welle destaca que una uruguaya y su compañera fueron violentamente agredidas en un autobús de Londres por un grupo de hombres que las acosaron para que se besaran. El ataque fue denunciado en las redes sociales como homófobo y condenado este viernes por dirigentes políticos británicos. La Policía de Londres, que había llamado a la colaboración ciudadana para identificar a los agresores, anunció  haber realizado "detenciones", sin precisar cuántas, y que la "investigación continúa".

La uruguaya , de 28 años, explicó en Facebook que ella y su amiga Chris volvían el pasado 30 de mayo en autobús de madrugada a su casa en el popular barrio de Camden, en el noroeste de Londres, cuando al menos cuatro hombres las acosaron, las golpearon y les robaron antes de desaparecer.

"Fue un ataque enfermizo y mis pensamientos están con la pareja afectada", dijo la primera ministra Theresa May. "Nadie debería tener que ocultar nunca quiénes son o a quién aman y debemos trabajar juntos para erradicar la violencia inaceptable contra la comunidad LGTB". Jeremy Corbyn, líder del Partido Laborista, principal formación de la oposición británica, calificó los hechos de "absolutamente chocantes" y el alcalde de Londres, Sadiq Khan, condenó un "ataque homófobo y misógino".

"Debimos besarnos o abrazarnos, ya que los hombres que allí habían o subieron después de nosotras (no lo sé) nos siguieron y se ubicaron cual tribuna pidiendo que nos besáramos para su deleite, diciéndonos lesbianas, aludiendo a poses sexuales", escribió en Geymonat. "Yo en un intento de alivianar la atmósfera empecé a hacer 'chistes'" y Chris "se hizo la enferma para que nos dejaran de hablar", agrega, "pero ellos siguieron acosándonos" y "nos tiraban monedas". De pronto, los hombres golpearon a su amiga y después a ella. "Me parten la nariz y solo veo mi sangre. No sé si perdí el conocimiento. Lo siguiente que recuerdo fue llenar de sangre el bus que ya estaba parado con la policía tomándonos declaración", relata.