Un examen de diagnóstico desarrollado por investigadores de la brasileña Universidad de Campinas (Unicamp) es capaz de detectar una mutación genética responsable por algunos tipos de cáncer infantil.

La tecnología detecta principalmente un tumor en el córtex adrenal, que es la glándula localizada encima de los riñones, y el carcinoma de plexo coroide, un cáncer que ataca el sistema nervioso central, informó la Unicamp.

El método automatizado fue producto de un proyecto desarrollado en conjunto por la bióloga Isabel Pereira Caminha, investigadora del Instituto de Biología de la Unicamp, y por José Andrés Yunes y Carmen Silvia Gabetta, científicos del Centro Infantil Boldrini.

El método identifica la llamada mutación R337H del gen TP53, que está relacionada al aumento del cáncer en niños especialmente en las regiones sur y sudeste de Brasil.

"La técnica hasta ahora disponible, conocida como PCR-RFLP (Polymerase Chain Reaction - Restriction Fragment Lenght Polymorfism), exige la realización de varias etapas de análisis para cada muestra a ser testada, lo que la hace inviable para un proyecto para muchas personas en corto espacio de tiempo", según Caminha.

El principal diferencial de la tecnología desarrollada es su capacidad de identificar la mutación en gran escala, de forma más rápida y con menos materiales, lo que también reduce su costo.

"Mientras el método anterior exige dos días para ser completado, el nuevo es hecho automáticamente y tan sólo demora cuatro horas", según Yunes.

"La técnica anterior es más artesanal y dependiente del análisis virtual de operadores, mientras que la nueva es automatizada, lo que le garantiza mayor confianza al resultado", agregó.

Según los investigadores, el examen puede ser incluido entre los que son realizados en recién nacidos con una gota de sangre del pie para determinar diferentes enfermedades.

"La detección de la mutación puede auxiliar en el diagnóstico precoz de diferentes tumores y aumentar las posibilidades de éxito en los tratamientos", según Yunes.

Los responsables por la tecnología ya solicitaron su patente ante el Instituto Nacional de Propiedad Industrial (Inpi) de Brasil y están negociando con empresas que deseen la licencia para producirlo.