Lima. El mandatario peruano, Alan García, participará el 11 de marzo en la toma del mando del empresario Sebastián Piñera a la presidencia de Chile, un viaje que buscaría mejorar las relaciones entre ambos países tras roces debido a diferencias en sus límites marítimos.

García fue autorizado por el Congreso para realizar el viaje el mismo día en que la presidenta chilena Michelle Bachelet dejará el poder, tras cuatro años de gobierno.

La visita se dará "con el propósito de reforzar las buenas relaciones entre nuestros países, en circunstancias en las cuales además el vecino país sufre de las devastadoras consecuencias del terremoto del 27 de febrero", dijo la carta que remitió García al Congreso para la autorización de viaje.

Chile sufrió un terremoto de magnitud 8,8, uno de los más potentes del planeta, dejando 279 muertos identificados.

El presidente peruano viajó este martes en Santiago llevando dos aviones militares de su Fuerza Aérea y de un Boeing 737, uno de ellos con un hospital móvil para atender a los heridos por el fuerte movimiento telúrico y los tsunamis que lo siguieron, dejando cientos de viviendas destruidas.

Perú y Chile mantienen actualmente un litigio en una corte internacional por sus diferencias en sus límites marítimos y en los últimos meses sus gobiernos tuvieron fuertes roces, con Lima denunciando un espionaje militar de Santiago en su contra.

Las relaciones entre ambos países han caminado con altibajos luego de que una guerra en el siglo XIX dejó a Perú sin sus territorios del sur, que ahora forman parte de Chile.