Siete congresistas peruanos, de distintos partidos, fueron señalados por el analista Jaime Antenaza de tener vínculos con el narcotráfico, en una entrevista publicada en el semanario Caretas.

Según Antezana, investigador sobre narcotráfico y terrorismo en Perú, tres de los legisladores vinculados a las mafias son Josué Gutiérrez, Teófilo Gamarra y Wilder Ruiz, de Gana Perú, el partido del presidente Ollanta Humala.

Asimismo, Federico Pariona y María López, del movimiento Fuerza Popular, del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000); Norman Lewis, de Perú Posible, del exmandatario Alejandro Toledo (2001-2006); y Elías Rodríguez, del Partido Aprista Peruano, del exgobernante Alan García (1985-1990 y 2006-2011), de acuerdo con la versión de Antezana.

"Tengo indicios razonables y elementos suficientes que podrían dar pie a una investigación profunda", declaró Antezana a Caretas.

"Soy un investigador social y, por lo tanto, mi función es lanzar alertas", agregó.

Tras la revelación de Antezana, el legislador Federico Pariona dijo, en declaraciones a Radio Programas del Perú (RPP), que denunciará al analista, después de negar la veracidad de su información y pedirle que entregue las pruebas de sus supuestos vínculos con el narcotrafico.

Pariona habría trabajado con el alcalde de la localidad de Satipo, César Merea, un militar en retiro que es actualmente investigado por haber alojado a narcotraficantes del cartel de Tijuana en una villa militar en 2004.

Según declaró Antezana a Caretas, Pariona estaría haciendo un "lobby" a favor de Merea y lo habría protegido de una inhabilitación dictada por el jurado electoral.

En tanto, la congresista María López, también de Fuerza Popular, es investigada por desbalance patrimonial, presunto enriquecimiento ilícito y lavado de dinero, después de haber trabajado durante el gobierno de Fujimori para la legisladora Luz Salgado y haber acumulado una fortuna de 12 millones de soles (4 millones de dólares), según el semanario.

Respecto al legislador aprista Elías Rodríguez, Caretas informó que recibió un préstamo de 10.000 dólares de Fidel Sánchez Alayo, investigado junto con su padre por presunto lavado de dinero del narcotráfico;, mientras que en el caso de Norman Lewis, de Perú Posible, se le vinculó con un allegado suyo que fue asesinado en Brasil en un supuesto ajuste de cuentas por drogas.

Sobre los legisladores oficialistas Teófilo Gamarra y Wilder Ruiz, Antezana declaró al semanario que el primero podría estar vinculado a una mafia de lavado de activos del narcotráfico en la ciudad de Iquitos y respecto a Ruiz presume que es dueño de alrededor de 10 hectáreas de campo en los que se sospecha que cultiva marihuana.

En el caso del también oficialista Josué Gutiérrez, Antezana sostiene que recibió dinero para su campaña del actual presidente regional de Huánuco, Luis Picón, investigado con su familia por presunto lavado de activos del narcotráfico.

No obstante, Gutiérrez descartó, en declaraciones a Caretas, que algún miembro de la familia Picón haya aportado dinero a su campaña y también que haya trabajado en alguna empresa de la autoridad regional.

Cuatro de estos congresistas no han cumplido con presentar sus reportes de gastos durante la campaña electoral de 2006 ante la Oficina Nacional de Procesos Electorales, precisó la revista limeña.