El fallo que emitirá la Corte Internacional de Justicia de La Haya puede ser un hito para renovar la relación entre Perú y Chile, opinó este domingo el analista político chileno José Rodríguez Elizondo, tras considerar que en ambos países hay un clima favorable a considerar que el “fallo es para cumplirlo”.

Ese clima, en su opinión, ha cambiado de “manera apreciable” desde la mutua desconfianza en 2008, cuando se presentó la demanda de límites marítimos ante la Corte de La Haya, cuya sentencia final y definitiva, se encuentra próxima conocerse.

“Hoy se considera no sólo que el fallo es para cumplirlo sino que, además, puede ser un hito para renovar la relación. Me refiero no sólo al talante de los respectivos gobiernos. También ha jugado un rol importante la sociedad civil, especialmente los académicos y los empresarios”, declaró desde Santiago a la Agencia Andina.

En ese sentido, Rodríguez Elizondo estimó que el Perú y Chile darán “un gran ejemplo” no sólo a la región en su cumplimiento, aunque dijo que no se puede desestimar la posibilidad de que el fallo contenga algún factor que las partes consideren inaceptable, lo que llevaría a usar recursos contemplados en el Estatuto de la Corte y posponer la agenda positiva.

“Creo que (el fallo) no alterará la tendencia hacia la cooperación, esbozada en los últimos tiempos, con su punto más alto en la Alianza del Pacífico”, refirió.

Precisó, asimismo, que son esenciales los compromisos públicos expresados por los gobiernos de ambos países y de la sociedad civil de respetar la sentencia de la Corte Internacional, pues siempre existe la posibilidad de protestas de sectores nacionalistas.

Es distinto –dijo- que esas protestas se expresen en un marco estatal y societal de colaboración que en uno neutro o inamistoso.

Rodríguez Elizondo, asimismo, consideró como “merito” del Gobierno chileno haber desmontado los principales elementos de fricción con el Perú, previo a lo que será el fallo de La Haya. “Estamos en un buen nivel de relación”, dijo.

Comentó que si bien la presentación de la demanda motivó una primera reacción de contrariedad en Chile, precedida de las “suspicacias y retórica ofensiva” que expresaron altas autoridades en el Perú, se ha superado la tendencia de ver la demanda marítima como un “prólogo de relaciones incrementalmente peores”.

“Afortunadamente se han superado en las cúpulas y eso ha despotenciado la lógica de la beligerancia a nivel de las minorías ultranacionalistas”, refirió.

Se espera que la Corte Internacional de Justicia de La Haya convoque a los agentes del Perú y Chile entre la última semana de junio o la primera semana de julio, para dar a conocer el fallo en la demanda de límites marítimos planteada por el Perú ante esta instancia supranacional.