La organización Anonymous Río anunció la convocatoria de una manifestación para el próximo lunes a las puertas del palacio Guanabara, sede del Gobierno de Río de Janeiro y donde la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, recibirá al papa Francisco, para protestar contra el gasto público por el viaje del pontífice.

La protesta fue convocada en la página de la red social Facebook que tiene el grupo, en la que se denuncia que la visita papal le costará a las arcas públicas 180 millones de reales (unos US$82 millones).

Varios miles de personas habían confirmado a lo largo de este miércoles su asistencia a la convocatoria en la web, lo que no implica que acudan a la manifestación.

El grupo también exigirá que se respete la condición laica del Estado brasileño y protestará contra la "violencia desmedida" de la policía en manifestaciones anteriores, además de exigir la dimisión del gobernador de Río, Sergio Cabral, y otras autoridades.

El alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, sugirió esta semana a la población que no dirija sus protestas al papa, que permanecerá en Brasil toda la semana próxima con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud, al entender que sus reivindicaciones políticas no atañen al líder de la Iglesia Católica.