Paris. La aprobación del presidente francés, Nicolas Sarkozy, se hundió cerca de mínimos históricos, reveló el domingo un sondeo, en medio de la decepción por errores políticos y un creciente desempleo, justo a un mes de elecciones regionales en el país.

Un sondeo de Ifop para el periódico de fin de semana Journal du Dimanche mostró que la aprobación de Sarkozy cayó 2 puntos porcentuales a un 36 por ciento, con lo que se ubicó cerca del mínimo histórico de un 35 por ciento alcanzado en mayo del 2008, un año después de su asunción.

Los empleados públicos mostraron el mayor grado de insatisfacción con Sarkozy, en medio de un aumento del desempleo y la deuda, y de planes para reformar al sistema de pensiones, uno de los proyectos más espinosos del 2010.

Los encuestados describieron a Sarkozy como una persona divisiva, dijo el diario, y agregó que dramas políticos como un caso judicial que involucra a su rival, el ex primer ministro Dominique de Villepin, y un debate sobre la identidad nacional han enojado a los votantes.

"(Sarkozy) crea controversia tras controversia (...) mientras que el desempleo se vuelve más serio", dijo una persona encuestada y que fue citada por el diario.

"Mete la pata en todo lo que hace", dijo otro participante.

Sarkozy, cuyo partido de centroderecha UMP enfrenta elecciones regionales pronto, ha visto una caída en su popularidad desde que el año pasado intentó imponer a su hijo, un estudiante, como jefe de una poderosa agencia pública encargada del distrito financiero de París.

A la polémica en torno a su hijo se sumaron escándalos que van desde revelaciones de turismo sexual del ministro de Cultura, Frederic Mitterrand, a acusaciones de racismo del ministro del Interior, Brice Hortefeux.

El sondeo se realizó entre el 11 y el 19 de febrero entre 1.876 participantes.