Buenos Aires. El gobierno argentino lograría apoyo de los países de Latinoamérica en la cumbre del Grupo de Río en su reclamo contra la explotación petrolera en las Islas Malvinas, cuya soberanía reclama el país sudamericano, dijo un funcionario.

La presidenta argentina, Cristina Fernández, tiene previsto reunirse con una treintena de mandatarios de América Latina y el Caribe, con excepción de Honduras, entre el lunes y martes en el balneario mexicano de Cancún.

"Nuestro país está consiguiendo un importante logro diplomático al conseguir el aval de los 33 cancilleres para que la primera declaración de este nuevo foro regional sea sobre la cuestión de las Islas Malvinas y los legítimos derechos argentinos", dijo el canciller argentino, Jorge Taiana.

De concretarse, el apoyo del Grupo de Río sería el primero de un bloque regional a la postura argentina, que en las últimas semanas tras conocer las intenciones de la empresa Desire Petroleum de comenzar a realizar exploraciones de petróleo en las islas.

Según el diario argentino La Nación, el foro también apoyaría "los legítimos derechos" argentinos sobre el archipiélago. Y que la disputa de soberanía es sobre "las islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur, y los espacios marítimos circundantes".

Según fuentes de la comitiva argentina citadas por el matutino argentino, “la mención a las aguas circundantes también es nueva y tiene mucho valor, porque refiere al conflicto por la exploración petrolífera”.

De acuerdo a una versión de Clarín, que también da por seguro el apoyo, la delegación argentina también valoró que una de las declaraciones cuestione la decisión de los ingleses, que vulnera las resoluciones de Naciones Unidas que insta a las partes a no tomar medidas unilaterales.

Tensión. El martes pasado, Argentina anunció que los buques que atraviesen sus aguas rumbo a las Islas Malvinas, bajo control británico desde 1833, deberán requerir un permiso de las autoridades del país sudamericano.

Pero la firma británica dijo que continuará con su programa de perforación y que su logística no se verá afectada por las medidas del gobierno argentino.

Argentina también exigirá permisos para buques con destino a las inhabitadas Islas Georgia del Sur e Islas Sandwich, sobre las cuales el país sudamericano también reclama soberanía.

Expertos estiman que el área que rodea al archipiélago podría tener abundantes reservas de hidrocarburos, pero la exploración en 1998 en la cuenca de la Isla Malvina del Norte no condujo a inversión para explotación. Hasta el momento, los dos países no lograron un acuerdo para la exploración conjunta.

En 1982, una invasión argentina a las islas desató una guerra, que terminó pocas semanas de combate después con la rendición de las tropas argentinas, y dejó casi 1.000 muertos.

Funcionarios argentinos impidieron recientemente el embarque de tubos sin costura en un buque proveniente de las Islas Malvinas por evidencias de que el navío fue usado para llevar insumos a la actividad petrolera en el archipiélago, que el país considera ilegal.

El Grupo de Río fue creado en 1986 a través de la Declaración de Río de Janeiro firmada por Argentina, Brasil, Colombia, México, Panamá, Perú, Uruguay y Venezuela, pero con los años se fueron sumando otras naciones de la región.

Con información de Reuters