Buenos Aires. El gobierno argentino presentó una protesta contra las actividades de exploración petrolera y gasífera en aguas al norte de las Islas Malvinas, que fue escenario de una guerra entre ambos países en 1982.

El Ministerio de Relaciones Exteriores argentino citó a la máxima autoridad de la embajada británica en Buenos Aires para entregarle una nota formal con la "más enérgica protesta ante el inminente comienzo de actividades de perforación hidrocarburífera al norte de las Islas Malvinas, en áreas de la plataforma continental argentina".

Argentina sostiene que las islas Malvinas y las aguas adyacentes se encuentran "sometidas a la ocupación ilegítima británica".

Las islas Malvinas, conocidas como Falkland Islands en el Reino Unido, son una fuente de tensión ambos países desde la guerra de 1982.

Analistas dicen que la zona económica exclusiva de 200 millas cuadradas que rodea a las islas podría contar hasta con 60.000 millones de barriles de petróleo de alto octanaje.

Esto transformaría a las islas en una de las más grandes reservas petrolíferas mundiales, comparable al Mar del Norte, que hasta ahora ha entregado 40.000 millones de barriles.