Argentina reafirmará su reclamo de soberanía sobre las Islas Malvinas, usurpadas por el Reino Unido, este lunes 10 Día de la Afirmación de los Derechos Argentinos en los territorios en el Atlántico Sur, adelantó este domingo su Cancillería.

"Argentina no está sola en su reclamo. América Latina y el Caribe respaldan firmemente nuestros legítimos derechos sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes", recalca un comunicado ministerial.

El texto rememora que el 3 de enero de 1833 las autoridades y los pobladores argentinos de las Islas fueron expulsados por el Reino Unido mediante el uso de la fuerza de esos territorios insulares.

A partir de entonces -añade- las ilegítimas autoridades británicas pasaron a ejercer un férreo control migratorio con la finalidad de configurar una población a la medida de sus pretensiones coloniales. "La República Argentina nunca consintió tal despojo territorial", remarca.

La causa argentina se proyecta más allá de la región, asegura la nota y resalta lo que califica de contundente muestra de solidaridad Sur-Sur.

Recuerda que en la reciente Cumbre América del Sur-África celebrada en Malabo, Guinea Ecuatorial, las 54 naciones africanas, "quienes sufrieron el colonialismo en carne propia", expresaron su unánime respaldo a los derechos de soberanía argentinos.

A ello se agregan los numerosos y permanentes pronunciamientos de múltiples organismos y foros internacionales que insisten en renovar el llamamiento a ambas partes a reanudar las negociaciones para poner fin, de manera pacífica y justa, a la disputa de soberanía.

Entre esos foros -enumera la Cancillería- se destacan la ONU, el Grupo de los 77 y China, las Cumbres Iberoamericanas y las Cumbres de Países Sudamericanos y Árabes, así como la Organización de Estados Americanos que se pronunció el pasado 6 de junio, una vez más, a favor de la reanudación de las negociaciones.

En lugar de cumplir con sus obligaciones internacionales, el Reino Unido -denuncia el comunicado- organizó en marzo pasado una votación entre los pobladores que ese país implantó en las Islas Malvinas, una consulta que tergiversa la verdadera condición jurídica en que se encuentra ese archipiélago.

La Cancillería argentina sostiene que esa votación no encuentra sustento en ninguna de las 40 Resoluciones de la ONU sobre la Cuestión Malvinas, ni altera la naturaleza bilateral de la disputa de soberanía, ni libra a ese país de cumplir con la obligación que el derecho internacional le impone.

"Dicha maniobra política, no avalada por las Naciones Unidas ni reconocida por ningún gobierno, ha sido expresamente rechazada por el Mercosur, la Unión de Naciones del Sur y la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América".