Una serie de críticas, de oficialistas y opositores, la mayoría en contra, recibió el expresidente Evo Morales después de atacar duramente al Gobierno de Luis Arce y dejaron al descubierto sus “afanes electoralistas”.

El domingo de Navidad, en un programa radial el expresidente dijo que “no hay plata en los bolsillos” de la gente. Que no hay regalos para los niños y que mucha gente tuvo que pasar la celebración trabajando.

Aseguró que en su Gobierno “no era así” y que “había más platita” para la gente. Afirmó que la “economía anda mal”, y que las actuales autoridades del Gobierno “deberían escuchar al pueblo”.

Oficialistas y opositores consideran que estas “críticas” solo tienen carácter “electoralista”, que lo que busca Morales es dañar la gestión de Luis Arce para perfilarse como el futuro candidatos del MAS para el 2025.

El Senador del MAS, Félix Ajpi, señaló a los medios de prensa que se nota que “el expresidente tiene esperanzas de ser candidato”, y que así se nota en sus declaraciones.

Su colega Juan José Jáuregui afirmó que Morales no entiende que se vive otra “época de la economía”, que ya no hay el auge que se tuvo en su época, al contrario, hay una guerra y que, pese a eso, la economía sigue creciendo.

“Quiere hacer ver que cuando él era presidente todo estaba mejor”, dijo, con el fin de intentar proyectarse como futuro candidato.

Recordó que en la época de Morales nunca hubo, por ejemplo, un récord en las exportaciones, como este 2022, con más de $us 13.500 millones, entre otras cifras, Por tanto, descalificó esas críticas.

En la oposición tampoco cayeron bien las críticas de Morales.

Asambleístas de Creemos y Comunidad Ciudadana consideran que Morales quiere volver a “tener todo el poder”.

Y que, con ese fin, busca dañar al Gobierno de Luis Arce.

“Solo quiere dañar y perjudicar a la gestión de Luis Arce”, dijo a los medios la asambleísta María René Alvares, de Creemos, quien considera que Morales quiere volver a “tener todo el poder”.

Explicó que Morales no se contenta con estar al margen del poder, como un ciudadano más, y que por eso “ataca” a su propio Gobierno.

En Comunidad Ciudadana la impresión es la misma. Ven a un Evo Morales “desesperado por volver al poder”, y que por eso no duda en atacar y desprestigiar a su propio Gobierno.

“El quiere que este Gobierno no pase de 2023”, dijo el asambleísta Enrique Urquidi a los medios de comunicación.

Señaló que Morales habla de todo, menos de cómo salió del poder en 2019.

Que fue en medio de denuncias de fraude electoral, después de burlarse de un referéndum y de postularse violando la Constitución.