Montevideo, EFE. El intendente del departamento uruguayo de Río Negro, Omar Lajluf, expresó este jueves su "preocupación" por la reacción argentina a la decisión de Uruguay de autorizar el aumento de la producción de celulosa de la planta finlandesa UPM en Fray Bentos, capital de esa región fronteriza con Argentina.

En una entrevista con la radio uruguaya El Espectador, Lajluf dijo que en Río Negro hay "mucha preocupación" por el anuncio del gobierno argentino de recurrir nuevamente a la Corte de La Haya -como hizo en 2006- y por las posibles protestas argentinas en la población de Gualeguaychú, limítrofe con Fray Bentos.

Además, advirtió de que no ve "margen" para retomar la negociación y frenar el conflicto.

"Hace pocos días el presidente (uruguayo, José Mujica) me dijo que estábamos muy acorralados en la decisión y habló del margen que teníamos. A mi me parece que no hay margen para negociar", señaló.

En la segunda mitad de la década pasada ambientalistas y vecinos de Gualeguaychú cortaron durante varios años el puente internacional que une esa localidad con Fray Bentos sobre el fronterizo Río Uruguay.

El corte de la carretera, que ocasionó pérdidas millonarias para el turismo y el comercio, terminó en 2010 cuando La Haya determinó que la planta no contaminaba -como se apuntaba desde Argentina- y las autoridades argentinas formalizaron "una denuncia penal" contra los manifestantes.

Según el diario uruguayo El País, la Asamblea Ambientalista de Gualeguaychú resolvió en las últimas horas realizar una marcha este domingo hasta la vecina Fray Bentos para entregarle a Lajluf una carta con una solicitud para que se reubique la fábrica de UPM, aunque aún no decidió cortar otra vez el puente binacional.

El conflicto se reabrió este miércoles cuando Mujica informó de que ha autorizado a UPM a aumentar de 1,1 a 1,2 millones de toneladas sus producción de celulosa (la empresa pedía incrementarla hasta 1,3 millones), a cambio de que rebaje el contenido del fósforo de los desechos que actualmente vierte al Río Uruguay.

En respuesta a ese anuncio, el ministro de Exteriores argentino, Héctor Timerman, dijo horas después que Argentina recurrirá a la Corte de la Haya.

"La semana que viene presentaremos un informe completo de la contaminación que produce UPM", adelantó Timerman, quien afirmó que existen "violaciones" a la normativa de medioambiente por parte de la planta que se constatan en las altas temperaturas en las aguas, contenido de fósforo, presencia de pesticidas y de cromo.

"Esos datos no son los que nosotros manejábamos", respondió este jueves Lajluf, que cuenta con un informe que "habla de números e indicadores que están en una línea por debajo de lo tolerable", detalló.