Montevideo. Cerca de un 30% de los ginecólogos en Uruguay apeló a la objeción de conciencia para negarse a practicar abortos, reveló este viernes el viceministro de Salud Pública, Leonel Briozzo.

"Solo un 30% recurrió a este tipo de objeción. El restante 70% está comprometido con la despenalización del aborto", subrayó Briozzo.

Uruguay se convirtió en diciembre de 2012 en el segundo país de América Latina -después de Cuba- en despenalizar el aborto por sola voluntad de la mujer dentro de las doce semanas de gestación. En Ciudad de México también existe una ley similar, pero sólo aplica para la capital del país y no a escala federal en los 31 estados.

"Tenemos que dar facilidades frente a una ley que cambia la perspectiva social, cultural y académica para que la transformación sea gradual y no debemos imponer reglas", explicó Briozzo al participar en el seminario "Objeción de conciencia: un debate sobre la libertad y los derechos" que sesiona en Montevideo.

Para Briozzo, "el resultado en Uruguay ha sido positivo" y "la apuesta fuerte que hacemos es formar a las nuevas generaciones en una realidad nueva y distinta".

El ministro resaltó que para el gobierno del presidente José Mujica, "que está en proceso de transformación profunda de las estructuras sociales", este tema "es clave".

"Tratamos de reforzar los derechos sexuales y reproductivos con base en un denominador común: que las personas puedan decidir concientemente qué es lo mejor que quieren para su vida y salud", concluyó.

Según los últimos datos oficiales disponibles, en los primeros seis meses de vigencia de la despenalización (diciembre-mayo) se practicaron 2.550 abortos legales en Uruguay, donde hay una población total de 3,4 millones de habitantes.

La norma admite el aborto dentro de las doce semanas siempre que la mujer realice una consulta con un equipo interdisciplinario y tras un periodo de cinco días de reflexión.

En junio fracasó un intento de convocatoria a un referéndum derogatorio de la ley, una iniciativa que alcanzó la adhesión del 8% del electorado cuando se requería un 25%.