Bogotá,  Xinhua. A pesar de las advertencias del presidente colombiano Juan Manuel Santos de que no aceptaría bloqueos de vías durante el paro minero que inició el día 17, los manifestantes quemaron tractores y mantienen bloqueada la carretera que comunica a Cali con el puerto de Buenaventura (suroeste).

El comandante encargado, general Fabio Castañeda, citado este jueves por medios locales, señaló que se espera un refuerzo policial antidisturbios para desbloquear definitivamente los tres puntos entre Córdoba y Zaragoza en donde los manifestantes se resisten a moverse de la vía atacando a los policías con piedras y explosivos.

Como consecuencia del bloqueo han dejado de movilizarse desde este miércoles 1.500 tractomulas y 3.500 vehículos detenidos por los más de 2.000 mineros que se concentran en esta zona del país y que piden al gobierno entre otras cosas, que no se le dé prioridad en la explotación minera a las multinacionales.

Por su parte, Carlos Candelo, presidente de la Asociación de Mineros del Pacífico, explicó que seis de sus afiliados resultaron heridos durante los enfrentamientos con la policía y aseguró que este gremio, si bien hace parte de la protesta de mineros informales, no ha participado en los bloqueos.

Gustavo Díaz, conductor de uno de los vehículos que permanece atravesado en la vía, dijo a medios locales que hombres armados obligaron a los conductores a obstaculizar la vía y descender de las tracto mulas que luego fueron incineradas.

"Me bajaron a la fuerza, me lastimaron con armas blancas y me amenazaron con un revolver porque no quería bajarme, y pensaban incendiar mi mula igual que a las otras pero no pudieron porque al lado hay un tanque lleno de gasolina", dijo Díaz.

De otro lado, el gobernador de Antioquia donde ya se han presentado otros bloqueos en municipios como Amagá y Marmato, dijo que seguirá al pie de la letra las instrucciones del presidente Santos y hará uso de la Fuerza Pública para no continuar con el bloqueo.

"No se puede llegar a vías de hecho y bloquear las vías. La orden para la policía es no permitir bloqueos", aseveró Fajardo quien denunció que se tiene información sobre un grupo de hombres encapuchados que reciben pagos por alterar el orden público en las manifestaciones.

El presidente Santos reiteró el miércoles que escuchará las peticiones de los mineros informales pero no aceptará mas bloqueos en las vías por lo que se ha dispuesto un grupo de 5.000 policías que actuarán en las zonas donde se presenten obstrucción a la circulación de los colombianos.

Durante el paro campesino en el Catatumbo (noroeste) que ya completa 38 días, el bloqueo de la vía Cúcuta-Tibú ha causado una grave crisis alimentaria para los habitantes de la región que se mantiene aislada por cuenta de este bloqueo.