La ex presidenta Michelle Bachelet y actual candidata a la reelección cuestionó las cifras oficiales sobre la reconstrucción de los daños ocasionados por el terremoto del 27 de febrero de 2010, ocurridos once días antes de concluir su mandato.

Bachelet se reunió esta tarde con integrantes del Movimiento por la Reconstrucción Justa, donde comentó "la gran diferencia entre los números oficiales y la realidad que viven cada día" y prometió que en un eventual nuevo mandato trabajará para "hacernos cargo de esta deuda del Estado de Chile".

Señaló que "hace pocos días, el gobierno informó que la reconstrucción alcanza un 97% de avance, sin embargo lo que nos señalan las organizaciones es que aún falta que se inicien la construcción de viviendas, y parece que se entregan aquellas que están actualmente en construcción".

Los damnificados expresaron sus dudas sobre la claridad en las cifras de reconstrucción, y la candidata dijo que lo mismo sucede cuando conversaba con alcaldes, diputados, senadores y habitantes de las zonas afectadas.

La abanderada de la coalición La Nueva Mayoría expresó que muchas de las dificultades en la reconstrucción pueden ser entendibles, "pero también muchas de ellas eran dificultades que podían evitarse. Como falta de información, rotación de autoridades, o falta de participación en la reconstrucción".

"Si soy electa, la terminación del proceso de reconstrucción será una tarea prioritaria de mi gobierno, por eso para conocer exactamente la dimensión de lo que falta por hacer, se hace indispensable un levantamiento de datos", agregó.

Bachelet es la favorita para ganar las elecciones presidenciales del próximo 17 de noviembre según las encuestas.

Destacó que, con estos datos, "generaremos un plan de reconstrucción efectivo, que contemple todas las soluciones necesarias. Si es necesario nombrar un ministro en campaña, lo haremos, si es necesario nombrar un superintendente que asegure la calidad de la reconstrucción, también lo tendremos".

El terremoto dejó pérdidas materiales por unos 30.000 millones de dólares, afectando aeropuertos, puertos, carreteras, caminos, hospitales, escuelas y otras de infraestructura, y más de 500 chilenos resultaron fallecidos y varias decenas son desaparecidos.