Santiago. La popularidad de la saliente presidenta chilena, Michelle Bachelet, resultó ilesa tras el devastador terremoto del 27 de febrero, pese a duras críticas de descoordinaciones y demoras en la entrega de ayuda, reveló este martes un sondeo.

Según la encuesta de Adimark GfK, Bachelet -quien entregará el mando al presidente electo, Sebastián Piñera, este jueves- mantuvo en marzo el mismo 84% de aprobación que marcó en febrero.

La saliente gobernante mantuvo el respaldo en una muestra extraordinaria tomada entre el 3 y el 6 de marzo, tras el devastador terremoto de magnitud 8,8 que dejó unos 500 muertos identificados y cuantiosos daños materiales

"La presidenta Bachelet sale indemne de la hecatombe", indicó el sondeo.

En cuanto a los atributos, la mayoría de los consultados considera que es querida por los chilenos (96%), respetada por los chilenos (92%), creíble (89%), autoridad (86%), liderazgo (85%), y capacidad para enfrentar situación de crisis (83%).

Pese al alto respaldo que recibe la mandataria chilena, la evaluación específica del manejo de la emergencia resulta inferior, aunque todavía se encuentra en un rango positivo: 75%.

Las áreas donde el gobierno resulta mejor evaluado en el manejo de la crisis son orden y seguridad pública (66%), disponibilidad de servicios básicos (64%), atención de salud (60%), mientras que la delincuencia cuenta con el mayor nivel de desaprobación (59%).

Expectativas sobre Piñera. En cuanto al futuro gobierno de Piñera, antes del terremoto el 58% estimaba que lo haría bien, mientras que con posterioridad a la tragedia subí levemente a 59%.

Sin embargo, se reduce el número de quienes creen que le irá mal, de 10% a 3%. Según la encuesta, el retroceso "muestra probablemente una actitud más a favorable los llamados a la "unidad nacional" del presidente electo".

En cuanto a sus promesas de campaña, un bono de marzo es la iniciativa en la que los chilenos más confían que será cumplida (82%), seguida de la incorporación de 10 mil nuevos carabineros (78%),  y la reducción del aporte provisional de los jubilados (74%).

Con 59% y 57% se encuentran la promesa de crecer a una tasa anual de 6% y la creación de un millón de nuevos empleos, respectivamente.

“El nuevo gobierno, asume en un entorno de expectativas altamente positivas y con mayor unidad que la situación previa a la catástrofe del 27 de febrero”, concluye el informe.

El sondeo consideró 1.129 entrevista telefónicas y tuvo un margen de error de más/menos 3%.

Vea el informe completo (En PDF)