Santiago. Por cerca de dos horas se extendió la reunión entre la saliente presidenta chilena, Michelle Bachelet, y su sucesor, Sebastián Piñera, para analizar detalladamente el texto de la contramemoria que Chile presentará en la Corte Internacional de La Haya, en respuesta a la demanda marítima peruana.

El encuentro tuvo lugar en la residencia de la Jefa de Estado, ubicada en el sector oriente de la capital chilena, pese a que en un primer momento se consideró realizarlo en el Palacio de La Moneda, la sede del gobierno chileno, consigna el diario La Tercera.

El empresario, que ganó la segunda vuelta presidencial el pasado 17 de enero, llegó a la residencia presidencial sin la compañía de ninguno de sus asesores, aunque previamente se reunió con algunos, como la directora del Instituto Libertad, María Luisa Brahm.

Más tarde, arribó al lugar el diputado Iván Moreira, de la derechista Unión Demócrata Independiente (UDI) y miembro de la comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputado, aunque sólo estuvo algunos minutos.

El documento chileno debe ser entregado el próximo 9 de marzo, dos días antes de que Bachelet traspase oficialmente el poder a Piñera.

Según consigna La Tercera, el canciller chileno, Mariano Fernández, había anunciado la cita el miércoles, pues "el presidente electo, en opinión nuestra, tiene todo el derecho a conocer la información sobre este tema".

"Si bien la memoria se presenta antes de que él asuma, la continuidad de la gestión le va a corresponder a los agentes bajo la dirección del nuevo presidente de la República”, sostuvo.

Mapas. De la misma forma, el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado chileno, Jaime Gazmuri, afirmó que en la contramemoria que prepara Chile, se incluirán mapas oficiales de Perú en los que –afirmó- se reconoce la actual frontera.

"Desde el inicio, desde que se nombró a los agentes, a los coagentes, los abogados expertos del grupo pequeño, del grupo asesor y los ex cancilleres, Chile ha actuado con una política de Estado", agregó.

De hecho, dentro del equipo de juristas que prepararon la defensa de Chile ante la demanda interpuesta por el gobierno de Alan García, participó el abogado, Hernán Salinas Burgos, quien es cercano al sucesor de Bachelet tras su participación en los grupos Tantuaco, que elaboraron su programa.

Perú recurrió al Tribunal de La Haya para plantear la modificación a su favor del límite marítimo, con el argumento de que nunca ha sido fijado, mientras para Chile sí lo está, a través de dos tratados, suscritos en 1952 y 1954. Según Lima, esos tratados se refieren sólo a asuntos pesqueros.