Santiago. Con un fuerte mensaje de unidad, la presidenta chilena, Michelle Bachelet, y su sucesor, Sebastián Piñera, garantizaron una continuidad en las tareas de asistencia a las víctimas del terremoto registrado el pasado 27 de febrero a la zona centro sur del país.

El violento sismo de 8,8 grados Ricther se registró a días de que Chile realizara un histórico cambio de mando, ya que la coalición de centroizquierda Concertación, que gobernó el país durante los últimos 20 años, entregará el poder a la centroderechista Coalición por el Cambio el próximo 11 de marzo.

Bachelet y Piñera se reunieron por más de una hora en el Palacio de La Moneda junto a los ministros de sectores clave para enfrentar la emergencia, como los responsables de Interior, Hacienda, Salud y Vivienda, donde analizaron las medidas adoptadas en los últimos días.

La mandataria en ejercicio aseguró que le traspasó "toda la información con que a la fecha contamos", con el objetivo de que cuando asuman las nuevas autoridades "puedan asegurar la continuidad de todas las leyes y tener todos los elementos para el plan de reconstrucción".

Según indicó, ambos coincidieron en que “la idea es atender de la manera más eficaz posible las necesidades de la población afectada por el terremoto y el tsunami”, lo que exige una “muy adecuada coordinación entre el gobierno saliente y el entrante”.

En la cita, ambos acordaron que antes de la transmisión del mando tendrán una reunión para recibir la información "detallada y precisa” sobre los avances en las tareas de emergencia, pues las nuevas autoridades “no van a tener tiempo” para interiorizarse.

"El traspaso (de mando) debe ser fluido, austero y sencillo, porque las condiciones del país así lo ameritan. La de la acción del Estado en las regiones más afectadas está garantizada”, afirmó la mandataria chilena.

En ese sentido, dijo que "mi gobierno cumplirá con todas las obligaciones hasta el último día, pero además hará todo lo que está al alcance para facilitar la instalación del gobierno entrante", ya que "hoy el país requiere unidad, solidaridad” y dejar de lado las diferencias políticas.

Bachelet insistió en que “el presidente electo y yo vamos a tratar de que el cambio de mando sea lo más normal posible”, porque lo importante es que “el mundo entero vea que Chile sigue siendo una república democrática, que ya empieza a ponerse de pie”.

Reestructuración de organismo de emergencia. En tanto, Piñera anunció que su administración hará “una profunda reestructuración” de la gubernamental Oficina Nacional de Emergencia (Onemi), después del terremoto que vivió Chile el sábado pasado.

Asimismo, informó que hará una reevaluación del desempeño que ha tenido dicho organismo, que ha sido cuestionado porque tras el terremoto no hubo oficialmente una alerta de tsunami en las costas del centro sur de Chile, que finalmente fue azotado por un maremoto.

Si bien en un comienzo el futuro gobierno había manifestado su deseo de que la directora del organismo, Carmen Fernández, continuara en su cargo, este viernes el presidente electo sostuvo que “vamos a revaluar la labor y desempeño de la Onemi” y después se tomará una decisión.

Después del encuentro, el futuro jefe de Estado señaló que le pidió al actual gobierno que entregue en forma escrita una evaluación completa de los daños registrados en el país por el terremoto y posterior tsunami.

Asimismo, solicitó que la administración de Bachelet entregue el detalle de las medidas tomadas frente a la emergencia, las acciones que están en curso, y las iniciativas que ellos recomiendan que deberían tomarse una vez que dejen el gobierno.

Piñera anunció que en su gobierno se hará “una profunda reestructuración” de todo el sistema de alerta temprana que tiene el país, el que ha sido fuertemente cuestionado durante los últimos días.

En este plano, explicó que se buscará tener una mejor coordinación entre las autoridades civiles y las FF.AA. para enfrentar emergencias en el país.

Tras la conversación con la presidenta en ejercicio, Piñera señaló que su equipo se está preparando desde el primer día tras la tragedia para asumir el desafío surgido tras el terremoto.

“Yo espero como presidente contar con la colaboración de todos los chilenos”, puntualizó y expresó en este punto que ya se contactó con el presidente de la Democracia Cristiana, Juan Carlos Latorre, en su calidad de coordinador de la Concertación, para que todos los sectores cooperen en las labores de reconstrucción del país.