Casi dos horas después que se informara la bajada de Pablo Longueira a la carrera presidencia, la abanderada de la oposición Michelle Bachelet envió sus muestras de apoyo al ahora ex candidato y aseguró que no le corresponde opinar sobre el futuro de la Alianza.

“Quisiera hacer llegar a Pablo, a sus hijos y familia, una gran demostración de solidaridad, desearle que se recupere lo antes posible para que pueda continuar con lo que ha sido siempre su pasión, el servicio al país y llevar adelante una política limpia con un debate de ideas”, dijo.

Con respecto a la nueva carta que debe definir la Alianza para lo que resta de campaña, Bachelet evitó referirse al tema argumentando que “me imagino una decisión difícil en el escenario político, pero no me corresponde analizar este momento, corresponde enviar un saludo grande de solidaridad a él y su familia”.

La candidata de la oposición también afirmó que intentó comunicarse con Longueira, “pero no está respondiendo el teléfono. Pero enviamos a través de personas muy cercanas a él nuestros deseos de recuperación”.

La noticia tomó por sorpresa a Bachelet, al igual que a todos los sectores políticos, confirmando que “me impacta humanamente, yo he dicho muchas veces que yo siempre he tenido una relación de respeto y trabajo con él, me impacta en lo personal por lo que lo he conocido, en lo familiar, también en lo que ha sido su carrera, me imagino lo duro y difícil de la situación”.