Naciones Unidas, EFE. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, se reunió este martes con el embajador de Bolivia, Sacha Llorenti, a quien dijo que entiende las "preocupaciones" surgidas tras el "desafortunado incidente" con el avión del presidente Evo Morales, que afrontó restricciones para sobrevolar varios países europeos.

"El secretario general reiteró que entiende las preocupaciones que le transmitieron por este desafortunado incidente", señaló la oficina del portavoz de la ONU en un escueto comunicado después de la reunión entre Ban y Llorenti en la sede de Naciones Unidas en Nueva York.

Además del embajador, al encuentro con Ban asistieron también los representantes de Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela.

Ban dijo estar "aliviado" porque lo ocurrido con el avión de Morales no tuvo consecuencias para la seguridad del presidente boliviano y subrayó que es importante que se prevengan este tipo de incidentes en el futuro.

Tras el encuentro, el embajador boliviano en la ONU dijo a Efe estar "satisfecho" porque Ban señaló "de manera expresa" el principio de inmunidad diplomática que gozan los jefes de Estado y la inviolabilidad del avión presidencial.

"Un jefe de Estado y su avión gozan de inmunidad", añadió la oficina del portavoz, que confió en que los gobiernos involucrados encuentren la manera de resolver sus diferencias "de forma amistosa y de buena fe".

Tras el encuentro, el embajador boliviano dijo a Efe estar "satisfecho" porque Ban señaló "de manera expresa" el principio de inmunidad diplomática que gozan los jefes de Estado y la inviolabilidad del avión presidencial.

"Ha habido una violación del derecho internacional y esto es un tema que corresponde a la comunidad de naciones", indicó Llorenti, quien consideró la reunión "un paso en la dirección correcta" que debe ir acompañado de otros gestos de la comunidad internacional.

El diplomático boliviano confió en que se siga avanzando hasta esclarecer "la magnitud del atentado que puso en peligro la vida del presidente" Morales y recordó que el caso se ha denunciado ante la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos.

A causa del cierre de varios espacios aéreos europeos, el avión del mandatario boliviano estuvo retenido trece horas en el aeropuerto de Viena ante el rumor de que iba a bordo el extécnico de la CIA Edward Snowden, reclamado por EE.UU. por espionaje.

Ante este hecho, Latinoamérica ha cerrado filas en torno a Morales y ha condenado lo sucedido, la mayoría con dureza.