Washington. El presidente Barack Obama logró este miércoles su primer converso respecto a una reforma al sistema de salud, mientras los demócratas en la Cámara de Representantes se preparaban para una reñida votación el fin de semana para la aprobación final.

El representante Dennis Kucinich, uno de los miembros más liberales del Congreso y un acérrimo partidario de un sistema de salud nacionalizado, se convirtió en el primer demócrata de la Cámara en cambiar de "no" a "sí" sobre la reforma.

"Este es un momento decisivo sobre si tendremos o no la oportunidad de salir del punto de partida en asistencia médica", señaló Kucinich al anunciar su cambio dos días después de reunirse con Obama en un vuelo del Air Force One al estado del que Kucinich es oriundo, Ohio.

Kucinich, quien votó contra el proyecto de reforma por no ser lo suficientemente liberal cuando la Cámara aprobó su versión en noviembre, dijo que se dio cuenta de que la votación del fin de semana sobre la versión del Senado del proyecto sería muy reñida.

"Aunque no me gusta el proyecto, he tomado la decisión de apoyarlo con la esperanza de que podamos avanzar a un enfoque más exhaustivo una vez que esta legislación esté aprobada", dijo a periodistas.

Kucinich es el primero de 37 demócratas de la Cámara que votaron contra la reforma en noviembre en cambiar a una postura positiva, pero Obama y los líderes de la Cámara están buscando frenéticamente a más mientras intentan alcanzar los 216 votos necesarios para la aprobación.

"Esa es una buena señal", indicó Obama a periodistas en la Oficina Oval. Consultado sobre qué había dicho a Kucinich, Obama respondió: "le dije 'gracias'".

Es poco probable que Kucinich, un ex candidato a la presidencia conocido por sus fuertes opiniones liberales, atraiga a muchos seguidores ya que la mayor parte de la oposición demócrata proviene de moderados.

Los demócratas de la Cámara están luchando por terminar el lenguaje legislativo en los cambios finales que buscan realizar al proyecto aprobado por el Senado y esperan publicarlos el miércoles, junto a costos estimados de la Oficina de Presupuesto del Congreso.

Bajo el procedimiento planificado para aprobar las modificaciones a la reforma, la Cámara votaría este fin de semana sobre si aprobar la versión del Senado del proyecto. Los cambios que busca Obama y los demócratas de la Cámara se aprobarían mediante una medida separada.

Oposición republicana. Los republicanos han criticado a los demócratas por considerar usar un proceso para evitar una votación directa sobre el proyecto aprobado por el Senado, que es poco popular entre los demócratas de la Cámara.

En su lugar, declararían el proyecto del Senado aprobado una vez que la Cámara vote para aprobar los cambios que quiere.

"Quieren esconder lo que están haciendo al pueblo estadounidense -a quienes parecen percibir como un obstáculo", dijo el líder republicano del Senado, Mitch McConnell.

Los cambios de la Cámara entonces serían aprobados por el Senado de 100 miembros bajo las reglas de reconciliación de presupuesto que sólo requieren una mayoría simple, evitando al necesidad de 60 votos para superar los obstáculos de procedimientos de los republicanos.