Bogotá, Xinhua. El gobierno colombiano y los campesinos del Catatumbo (noreste) anunciaron este miércoles que han llegado a algunos acuerdos que alivien la situación de miles de labriegos en esta zona del país sudamericano.

Entre los temas en los que se ha llegado a acuerdos en la mesa de diálogo establecida en la ciudad de Cúcuta, se encuentran el de subsidios para 400 familias campesinas que vivían de los cultivos ilícitos erradicados por el gobierno.

El gobierno acordó la entrega de mercados por un periodo de seis meses a los labriegos en situación vulnerable que hacen parte de un censo entregado por la Asociación de Campesinos del Catatumbo.

También se estableció la vinculación a un empleo temporal para un miembro de estas familias con un salario mínimo y la entrega de US$650 (aproximadamente) para el desarrollo de nuevas huertas familiares.

Sin embargo, quedan algunos temas por resolver como el establecimiento de una Zona de Reserva Campesina en la región, iniciativa que ha sido rechazada en reiteradas ocasiones por el gobierno del presidente Juan Manuel Santos.

La zona de reserva campesina son terrenos baldíos que entrega el gobierno a campesinos sin tierras, pero la propiedad es comunitaria y los labriegos no la pueden vender solamente cultivarla.

Actualmente en Colombia, hay seis Zonas de Reserva Campesinas ubicadas en regiones con alta presencia de grupos subversivos.

Los voceros de los campesinos que permanecieron en paro por 53 días, piden al gobierno un plan de desarrollo social para la región, obras de infraestructura para la prestación de servicios como la salud y la educación así como veeduría internacional para garantizar el cumplimiento de los compromisos del gobierno.

Entre tanto, en otras regiones del país el gobierno adelanta conversaciones con campesinos que se mantienen en un paro indefinido desde el pasado 19 de agosto por temas como la importación de alimentos producidos en Colombia en el marco de los tratados de libre comercio (TLC) firmados en años recientes con otros países.