El municipio de La Paz perdió en doce años (2000 - 2012) aproximadamente 28.000 estudiantes debido a la migración, pero también por ausencia de políticas educativas municipales, informó este jueves el ministro de Educación de Bolivia, Roberto Aguilar.

"Es una muestra que el problema se presentó por: uno factor migratorio y poca respuesta de políticas municipales (...) Innegablemente la poca respuesta de parte de la Alcaldía en contexto de lo que han sido temas educativos", dijo en un contacto con radio Patria Nueva.

La autoridad explicó que en 2000 los alumnos matriculados en el municipio eran 232.866, mientras que en 2012 se registraron 204.112, lo que significa una pérdida de 28.000.

Agregó que esa disminución no se dio, por ejemplo, en el municipio de El Alto, donde en 2000 se registraron 208.364 estudiantes, y en 2012, 271.839.

Basado en esas cifras, el ministro dijo que recurrir al argumento de que el Censo de Población y Vivienda 2012 "nos hace daño, hay que manejarlo con cuidado. Aquí el dato es contundente".

Lamentó que "se esté manejando de una manera bastante arbitraria y poco responsable en el contexto de la información estadística para tratar de caer en situación política y decir que el censo está mal y La Paz ha sido perjudicada".

De esa manera la autoridad rebatió las declaraciones del alcalde de La Paz, Luis Revilla, quien observó los resultados del censo 2012 porque restan número de población a la urbe y aseveró ayer que los estudiantes se fueron a los colegios privados.

Aguilar señaló que en la ciudad de La Paz en el último tiempo el gobierno, a través del programa 'Bolivia cambia, Evo cumple' favoreció a una veintena de unidades educativas con la mejora o ampliación de sus inmuebles.