El Ministerio de Exteriores de Bolivia ha confirmado la salida del país de la misión del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, aunque ha negado que se trate de una expulsión, como ha defendido el partido opositor Comunidad Ciudadana (CC).

"Aclara a la opinión pública ante versiones falsas emitidas sobre la supuesta expulsión de la misión técnica de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos que esta instancia ha cumplido el tiempo de permanencia en el país que se había acordado anticipadamente con el Estado", reza un comunicado, fechado en 19 de enero.

La bancada de Comunidad Ciudadana denunció en la víspera que el Gobierno boliviano del presidente Luis Arce expulsó a la misión y que el Movimiento Al Socialismo (MAS) tiene un "plan negro" contra los Derechos Humanos, según ha informado este viernes el diario 'El Deber'.

En concreto, la senadora de CC, Cecilia Requena, aludió a que la salida de la misión, que aterrizó en Bolivia en 2020 tras firmarse un convenio de un año que fue extendido hasta diciembre de 2022, aumenta la desprotección de la población.

"En este momento nuestra desprotección es enorme porque no existen otras instancias de defensa de los derechos Humanos que tengan asiento en el país, como Amnistía Internacional o Human Rights Watch", ha argumentado, según ha recogido 'Los Tiempos'.

La ex Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos Michelle Bachelet anunció en 2019 el envío de una comisión para investigar las violaciones de los Derechos Humanos cometidas en el marco de la crisis política