La Haya. El presidente de Bolivia, Evo Morales, afirmó que su país no renunciará a una salida soberana al mar, luego de conocerse el fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, que determinó que Chile no estaba obligada a negociar en esta materia.

“Bolivia nunca va a renunciar a su enclaustramiento. Mediante una invasión hemos sido arrebatados del acceso soberano al Océano Pacífico”, expuso a las afueras de los tribunales de la Corte Internacional de Justicia en La Haya.

 

Morales citó el párrafo 176 de este informe, que dice: "los hallazgos de la Corte no deben ser entendidos como si se impidiera el diálogo e intercambios en un escrito de buena vecindad".

El mandatario boliviano destacó que el fallo de la Corte invoca al diálogo. "La decisión contempla que si bien no hay obligación de negociar, hay una invocación de seguir con el diálogo", dijo.

Morales citó el párrafo 176 de este informe, que dice: "los hallazgos de la Corte no deben ser entendidos como si se impidiera el diálogo e intercambios en un escrito de buena vecindad".

Añadió que en el informe final se demuestra que ambas partes han reconocido el tema como un asunto de interés mutuo. "Es importante que las autoridades de la región tengamos la capacidad de resolver temas pendientes y este es un tema pendiente, así lo reconoce la Corte", dijo.

Tras un largo proceso que inició en 2013, la corte partió con un resumen del tratado de límites de 1904 y las instancias de diálogo posteriores entre ambos países, en las cuales no se llegó a ningún acuerdo fructífero.

“Por 12 votos contra 3, la República de Chile no está obligada jurídicamente a negociar un acceso soberano al oceáno Pacífico para el Estado plurinacional de Bolivia”, señala el fallo leído por el presidente del tribunal, Abdulqawi Ahmed Yusuf.

"Queda abierta la vía del diálogo". Desde La Paz, el vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera se pronunció en la misma línea, señalando que está claro que el derecho de Bolivia de buscar su salida soberana al océano Pacífico "es irrenunciable". "La Corte ha rechazado la obligatoridad, pero la vía del diálogo sigue abierta", destacó.

En un mensaje a los bolivianos, dijo que lo que ha hecho la Corte es cerrar una puerta, dejando abiertas otras que Bolivia puede tocar para seguir persiguiendo su derecho. "Existen otros mecanismos, otras vías pacíficas para buscan una solución y nosotros sabremos utilizarlas", dijo.

*Con información de Biobiochile.