La Paz. El presidente de Bolivia, Evo Morales, dijo este miércoles que pedirá una reunión de emergencia de Naciones Unidas para exigir el fin de lo que calificó como "invasión" de Estados Unidos a Haití, tras un reciente terremoto.

Sin precisar el nivel de la pretendida reunión, el gobernante boliviano, quien jurará el viernes a un segundo mandato, dijo que "todos los pueblos y las fuerzas sociales del mundo" deberían pronunciarse contra el masivo desplazamiento militar estadounidense en Haití.

"(Queremos) expresar nuestro repudio, indignación, hacia el gobierno de Estados Unidos. No es posible que Estados Unidos use una desgracia natural (el sismo), el fenómeno natural, para invadir y ocupar militarmente Haití", dijo Morales a reporteros.

El mandatario hizo la declaración al día siguiente de que el vicepresidente Alvaro García, quien estuvo el lunes en Puerto Príncipe entregando ayuda humanitaria, denunciara que los millares de soldados estadounidenses no realizaban tareas de socorro sino de "simple ocupación".

Morales sostuvo que "lo que está haciendo Estados Unidos es muy grave" y defendió en cambio la labor de poco más de 200 militares bolivianos que integran una fuerza internacional de paz que opera en Haití desde hace varios años.

"Por eso vamos a pedir mediante la Cancillería a Naciones Unidas una reunión de emergencia para repudiar y rechazar esta ocupación militar de Estados Unidos", añadió, remarcando que Washington debería dar agua y alimentos a los haitianos en vez de mantener a miles de sus propios soldados.

"Imagínense, 12.000 militares estadounidenses en Haití, cuánta plata se gasta", dijo Morales.

Por acuerdo con el débil gobierno de Haití, Estados Unidos asumió entre otras tareas el control aéreo del país caribeño y estaba trabajando para dejar operativo el puerto de la capital haitiana.