La Paz. Tanto el oficialismo como la oposición están de acuerdo en que el gobierno de Evo Morales negocie con la empresa chilena GasAtacama para industrializar el gas boliviano.

Sin embargo advierten que este pacto debe cumplir con las leyes internas y debe favorecer al país, dijo La Razón.

El senador del oficialista MAS, Isaac Ávalos, afirmó que “no hay ningún trato (con GasAtacama), pero yo quiero ser sincero. Sí negocios en favor del pueblo. Si hay buenos negocios que favorecen al pueblo boliviano, bienvenidos”.

A su juicio lo relevante para el país es tener socios “y no patrones. Si se trata de socios para invertir en Bolivia para sacar adelante a Bolivia, estamos absolutamente de acuerdo”.

Su par, Germán Antelo del Plan Progreso Para Bolivia-Convergencia Nacional indicó que “estoy totalmente convencido de que todos el relacionamiento internacional que tiene que tener Bolivia con los países es importante y estoy incluye a los vecinos”.

Al respecto, destacó la importancia de dar valor agregado a las materias primas bolivianas, pues ello genera “la posibilidad de industrializar el gas y generar más riquezas”, argumentó el parlamentario.

Previamente, el presidente Evo Morales no descartó ningún tipo de propuesta y dijo que “nada está definido”.

Explicó que hay proyectos de Latinoamérica, Asia y Europa y enfatizó que “tampoco se trata de cerrarse a las propuestas que vengan”.

Distinta fue la opinión del ex vicepresidente, Víctor Hugo Cárdenas, quien cuestionó que el gobierno no descarte negociar con la GasAtacama y pidió al ejecutivo que informe de las negociaciones.

“La oposición debe denunciar y no ser solamente rechazo”, dijo.